Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La princesa de Kent pide perdón por llevar un broche considerado racista

“Está consternada por haber provocado esta ofensa”, ha dicho el portavoz tras el revuelo por la joya escogida por María Cristina de Kent para el almuerzo navideño en el palacio de Buckingham

La pricesa de Kent, a su llegada el pasado 20 de diciembre al palacio de Buckingham.
La pricesa de Kent, a su llegada el pasado 20 de diciembre al palacio de Buckingham. Getty Images

El pasado 20 de diciembre, los fotógrafos apostados a las puertas del palacio de Buckingham estaban centrados en captar la imagen de Meghan Markle llegando a la residencia de la reina Isabel para su tradicional almuerzo navideño. Fotografiaron también a todos los miembros de la familia real británica que iban llegando a palacio, entre ellos a la princesa de Kent. Unas horas después, la imagen de María Cristina de Kent dentro de su coche se convertía en polémica después de que muchos señalaran que el broche que había elegido para colocarse en su abrigo era racista.

La princesa de Michael de Kent ha tenido que pedir perdón por la polémica que ha desatado al lucir un broche que representa el busto de un joven negro con corona adornada con coloridas piedras preciosas en el almuerzo al que acudió la prometida de Enrique de Inglaterra. Fueron muchos los que vieron inadecuada su elección teniendo en cuenta el origen mestizo de quien se va a casar el próximo 19 de mayo con el quinto heredero al trono británico (aunque el día de su boda estará ya una posición más baja tras el nacimiento previsto en abril del tercer hijo de los duques de Cambridge).

María Cristina de Kent, con el detalle de su broche. ampliar foto
María Cristina de Kent, con el detalle de su broche. Getty Images

Ante el revuelo causado, el portavoz de la princesa, Simon Astaire, ha asegurado que “lo siente mucho”. “Está consternada por haber provocado esta ofensa”, ha afirmado a pesar de que en un primer momento se negaron a hacer declaraciones al respecto. Sin embargo, ha recalcado que ya ha lucido este broche, que fue un regalo, en otras ocasiones sin suscitar crítica alguna. En cualquier caso, parece poco probable que lo vaya a volver a lucir en el futuro. Las fotos del encuentro generaron una gran polémica en las redes sociales, donde este accesorio ha sido interpretado como un gesto racista hacia Markle. “Es joyería racista”, escribió por ejemplo una usuaria de Twitter, según recoge la cadena pública británica, BBC.

El escándalo se debe en parte al pasado de la familia de Marie Christine von Reibnitz, una baronesa nacida en los Sudetes cuyo padre sirvió en las SS nazis. Está casada desde 1978 con Michael de Kent, primo de la reina Isabel II, con quien tiene dos hijos. Se dedica al diseño interior y ha escrito varios libros sobre las monarquías europeas.