Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un fan obsesionado con Katy Perry

“Haré lo que sea necesario para estar con ella”, dijo P. Jurski tras su arresto. En los últimos 20 días ha estado en siete ciudades diferentes para tratar de contactar con la cantante

katy Perry
Katy Perry, el miércoles durante su concierto en Tampa, el pasado viernes. AP

Ser famoso puede tener sus inconvenientes y peligros. Algo que ya han experimentado estrellas como Taylor Swift, Sandra Bullock o Kendall Jenner, todas ellas acosadas por alguien que decía ser su admirador. Es lo mismo que le ha ocurrido ahora a Katy Perry. Un seguidor de la cantante, que asegura estar “obsesionado” con ella, ha sido detenido y se enfrenta a cargos penales por su acoso a la artista.

El seguidor de la cantante fue detenido este jueves en Miami (EE UU) por acosar a la cantante. Al parecer, tras su arresto dijo a la policía que “haré lo que sea necesario para estar con ella”. Según ha informado TMZ, el portal de cotilleos más famoso con espías en juzgados, hoteles e incluso hospitales, el hombre, de 37 años, compareció en los juzgados este jueves y se enfrenta a cargos por un delito de acoso agravado y otros cargos menores por haberse resistido a su detención. Según TMZ, el magistrado ha fijado una fianza de 34.000 dólares y además le ha hecho entregar su documentación para impedirle viajar.

Según el informe policial, el obsesivo fan logró colarse en un área restringida del backstage en el American Airlines Arena de Miami, donde Katy Perry actuó el pasado miércoles. También habría intentado acceder al escenario durante la actuación de la cantante de éxitos como Roar o I Kissed a Girl. El equipo de seguridad de la cantante logró frenarlo y lo retuvo hasta que llegó la policía para detenerle.

Pero lo cierto es que la obsesión de P. Jurski, que sigue bajo custodia policial, le ha llevado más allá de Miami, e incluso la ha seguido en otras paradas de su gira Witness: The Tour. Según detalla el informe de la policía, intentó contactar con Perry en dos de sus conciertos en Canadá y también ha estado en sus shows en Orlando, Tampa, Atlanta, Chicago y Gran Rapids, todos ellos celebrados en los últimos 20 días. En cada una de esas paradas habría intentado acercarse a ella y, según le ha contado a la policía, en Chicago la siguió hasta un restaurante para intentar darle una sorpresa.

No parece que haya conseguido cruzarse con Katy Perry en ningún momento, una suerte que también tuvo su colega de profesión, y enemiga declarada Taylor Swift. El pasado marzo fue detenido un seguidor de la exniña prodigio del country y actual estrella del pop por entrar en su edificio de Nueva York con la esperanza de cruzarse con ella. La cantante de Shake It Off tiene, además, una orden de alejamiento contra otro de sus seguidores. No tuvieron la misma suerte Kendall Jenner o Sandra Bullock. La modelo se encontró con un acosador en la puerta del garaje de su casa, mientras que en 2014 la oscarizada actriz se encerraba en el armario de su habitación después de que un intruso entrara en su casa de noche con una carta de amor. En 2010 la también intérprete Jennifer Aniston conseguía una orden de alejamiento de tres años para un seguidor que siempre la esperaba en la puerta de su casa.