Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contaminación sin fronteras

Las ciudades grandes y medianas ya no son lugares saludables para vivir. Cada vez son más las ciudades europeas que deben hacer frente a índices de contaminación peligrosos para la salud. Al parecer, solo en España, la contaminación atmosférica es responsable de hasta 30.000 fallecimientos prematuros anuales. Pero no pensemos que vivir en un pueblo o en un monte nos va a librar de la polución, esta ya no entiende de fronteras y viaja por el aire hasta ocasionar daños en territorios completamente alejados de los focos de producción de partículas contaminantes. Hasta el 12% de las muertes prematuras en el mundo, atribuibles a la mala calidad del aire, son debidas a partículas llegadas de otras regiones o continentes. Es necesario buscar soluciones imaginativas para un problema que ya ha alcanzado dimensiones planetarias, y, por tanto, las soluciones también tienen que ser a nivel global. Para empezar, pongamos, por ejemplo, en marcha la sustitución de las energías fósiles por energías limpias. En cualquier caso, hasta que esas soluciones lleguen, solo una cosa nos queda: resignación. Este es el alto precio a pagar por nuestra locura productiva y consumista.— Pedro Serrano. Valladolid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.