Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vargas Llosa sale en defensa de Isabel Preysler por una foto

El Nobel de Literatura niega en un comunicado que su pareja haya comercializado con la imagen de sus nietas en Nueva York

Mario Vargas Llosa, el pasado verano en San Lorenzo de El Escorial (Madrid).
Mario Vargas Llosa, el pasado verano en San Lorenzo de El Escorial (Madrid).

Mario Vargas Llosa califica de “calumnia” la sugerencia publicada en algunos medios de que Isabel Preysler se benefició económicamente de una fotografía tomada en una cena reciente en Nueva York. En esa imagen aparecía la actual compañera del Nobel de Literatura Isabel Preysler con tres nietas de este. Vargas Llosa envió el miércoles por la noche un comunicado, firmado en París, cuyo texto reproducimos íntegro. Además, el escritor señala que no hará “ninguna otra declaración sobre este asunto”.

“El 11 de noviembre la Getty Foundation me honró con una medalla en la Morgan Library de Nueva York, en una cena a la que asistieron, además de mi hijo Álvaro y su esposa Susana, mis nietas Josefina, Aitana y Ariadna. Las tres sabían perfectamente que yo estaría acompañado por Isabel y yo mismo les advertí que habría fotógrafos en el acto. Me alegró que, pese a ello, las tres, que son mayores de edad, se empeñaran en asistir. Sugerir que cayeron en una emboscada o que ‘la señora Preysler’ se benefició económicamente con aquellas fotografías es una calumnia. También es falso que Isabel no haya tenido gestos cariñosos con mis nietas. Hace muy poco, a pedido de ellas, las hizo invitar en Boston a un concierto de su hijo Enrique, quien las recibió y se fotografió con ellas. No haré ninguna otra declaración sobre este asunto”.

En la gala en la que tuvo el encuentro del Nobel con su familia se le homenajeaba junto al artista alemán Anselm Kiefer por la contribución de ambos a la práctica, a la comprensión y su apoyo a las artes.

Horas antes, el hijo del escritor Gonzalo Vargas Llosa, padre de las jóvenes, había emitido otro comunicado en el que arremetía contra Preysler y la foto. "Mis hijas y yo estamos muy sorprendidos con las fotos que se publicaron en la revista ¡Hola! el día de hoy. Mis hijas no tenían idea que habría periodistas en el homenaje académico a su abuelo en Nueva York, y mucho menos que ¡Hola! publicaría fotos de ellas con la señora Preysler. De lo contrario, no hubiesen aceptado ir al premio. Si lo hicieron, es exclusivamente por el cariño y admiración que le tienen a su abuelo". Y añade: "Este reportaje es una penosa ilustración más de la capacidad de la señora Preysler para manipular a las personas para sus propios fines: en este caso, para dar la impresión —muy falsa, por cierto— que tiene una relación con mis hijas. Pero la verdad es muy distinta. En estos dos años y medio desde que comenzó su relación con mi padre, la señora Preysler no ha invitado ni una sola vez a mis hijas a comer o a cenar en privado para poder conocerlas. Eso es exactamente lo que hubiese hecho si quisiera establecer una relación genuina y transparente con ellas. Y no lo ha hecho porque su único interés es la publicidad. Estoy convencido que mi padre tampoco estaba al tanto de que mis hijas aparecerían en este reportaje de ¡Hola! Mi padre, que sí tiene una relación genuina y transparente con sus nietas, y que es una persona honesta, nunca las expondría a este tipo de publicidad innecesaria".

Vargas Llosa e Isabel Preysler, la pasada primavera.
Vargas Llosa e Isabel Preysler, la pasada primavera. GTRESONLINE

El último en pronunciarse ha sido el otro hijo del Nobel, Álvaro, que en Twitter ha publicado el siguiente mensaje: "Todos los miembros de mi familia que estuvimos en ese honroso evento sabíamos quiénes estarían allí y que era un acto muy público. Pido disculpas a mi padre, Isabel y Tamara por las injurias de que han sido objeto hoy a propósito de esa premiación. También agradezco a Isabel y Tamara la generosidad que han tenido para con las nietas de mi padre en el pasado".