Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ‘otras sombras’ de Dakota Johnson

Marcada por su familia, la actriz vuelve a ser noticia por su romance con Chris Martin, cantante de Coldplay, y el inminente estreno de la tercera película de la saga ‘Cincuenta sombras de Grey’

Dakota Johnson, en la Semana de la Moda de Milán el pasado septiembre. En vídeo, el tráiler de '50 sombras liberadas'.

Tres mujeres, tres generaciones, tres mitos de Hollywood. Así podría resumirse la trayectoria familiar de Dakota Johnson atendiendo a las féminas que la preceden en su árbol genealógico: su madre, Melanie Griffith, y su abuela Tippi Hedren. Las tres actrices; las tres con algún personaje legendario que siempre se identificará con ellas. Tippi Hedren es ya historia del celuloide como musa del realizador Alfred Hitchcock y como Melanie Daniels, el personaje que interpretó bajo su dirección en Los pájaros. Melanie Griffith siempre será recordará como Tess McNeill, esa secretaria inteligente y espabilada que se abre paso en un mundo de hombres en Armas de mujer. Y Dakota Johnson será, para más de una generación, la sexualmente sumisa y excitante Anastasia Steele de Cincuenta sombras de Grey.

Dakota Johnson, de 28 años, vuelve a ser actualidad por partida triple: su romance, no confirmado oficialmente, con Chris Martin (40 años), cantante del grupo Coldplay y exmarido de la también actriz Gwyneth Paltrow; el estreno televisivo de la primera entrega de la trilogía literaria y el inminente lanzamiento en la gran pantalla de la tercera y última entrega del filme que la ha catapultado a la fama. Ahora la pregunta que queda en el aire es si la hija de Melanie Griffith y Don Johnson logrará zafarse del peso del personaje que ha dado alas a su carrera cinematográfica o quedará atrapada en su controvertido papel junto a Jamie Dornan el actor que da vida a Christian Grey, ese hombre que se mueve entre el amor y el deseo de someter a la mujer que ama.

Dakota Johnson con su madre, Melanie Griffith, en una gala en Los Ángeles el pasado mes de noviembre.
Dakota Johnson con su madre, Melanie Griffith, en una gala en Los Ángeles el pasado mes de noviembre. Cordon Press

Sea cual sea la respuesta las tres mujeres están muy unidas y admiran sus respectivos trabajos. Hace un año, las tres actrices posaron juntas para la revista Vanity Fair demostrando lo bien que llevan el paso de los años. Poco después Dakota Johnson hacía unas declaraciones en el Vogue británico sobre la tiranía de la industria cinematográfica con la edad de las mujeres: “¿Por qué mi madre no está en el cine? Es una actriz extraordinaria. ¿Por qué mi abuela no está en el cine? Esta industria es jodidamente brutal”, dijo entonces. “Da igual lo duro que seas, a veces siempre te llega la sensación de no sentirte querido y cada vez que hay un tiempo de inactividad, tienes la duda de si volverás a trabajar. Es absurdo y feroz”, añadió. Abuela, madre e hija han dicho en más de una ocasión que no hablan de ello, pero cuando les han preguntado no ven con malos ojos poder hacer algún día una película juntas: “Podríamos interpretar a una misma mujer a lo largo de diferentes etapas”, dijo en una ocasión Griffith. A lo que su hija respondió: “Interesante”.

FAMILY FIRST❤️❤️❤️❤️

Una publicación compartida de MELANIE (@melanie_griffith57) el

El debut cinematográfico de Dakota Johnson llegó en 1999 de la mano de Antonio Banderas, entonces marido de su madre. Johnson sólo tenía 10 y actuó junto a su hermana Stella Banderas interpretando a una de las dos hijas del personaje que corría a cargo de su propia madre en la película Locos en Alabama. Tras participar en filmes como La red social o Cymbeline, en 2013 llegó la confirmación de que daría vida a Anastasia Steele y su vida dio un giro de 360º. Melanie Griffith no ha querido ver a su hija en ese papel de gran contenido sexual. Su padre Don Johnson ha afirmado que ha visto el filme con el dedo sobre el botón de reproducción rápida del mando a distancia para pasar veloz sobre las escenas más controvertidas. Y su abuela, Tipi Hedren, confirma que tiene una cinta con la película pero que espera hasta que pueda verla sentada junto a su nieta. La protagonista de la historia solo insiste en que por muy calientes que sean las escenas, no se trata de sexo real. “Después de siete horas seguidas hasta conseguir una escena”, dijo con sorna en una ocasión, “pierde parte de temperatura”. Y no reniega en ningún momento de su papel: “Mi nombre lo conoce ahora mucha más gente. Y cuando eso ocurre también pueden ver que eres capaz de interpretar muchas otras cosas”. “Y lo mejor", dijo en una entrevista con este periódico, "es que ahora disfruto de una posición que me permite estar en la misma habitación con aquellos que admiro y participar en la conversación”. 

En su vida privada Dakota Johnson no ha tenido sonoras relaciones sentimentales pero sí romances más o menos esporádicos. Sus parejas en estos años han sido el músico Noah Gersh, el actor Jordan Masterso, el músico y modelo Matthew Hitt y, últimamente, el Chris Martin, líder del grupo Coldplay con quien se le ha visto cenando en Los Ángeles hace un mes y la semana pasada en el backstage del concierto que el grupo dio en Buenos Aires.

Johnson forma parte de una atípica y bien avenida familia junto a sus otros seis hermanos: Alexander Bauer (hijo del matrimonio de Melanie Griffith con Steven Bauer), Stella del Carmen Banderas (hija de Melanie y Antonio Banderas), Jesse Johnson (hijo de Don Johnson y Patti D´Arvanville) y los más pequeños de todos, Grace, Jasper y Deacon (hijos de Don Johnson y su última esposa Kelley Phleger). Una familia peculiar pero muy unida como han mostrado en más de una ocasión en sus redes sociales compartiendo momentos en los que todos se han juntado para celebrar fiestas o cumpleaños de alguno de ellos. Ellos son las otras sombras de Dakota Johnson

De ellos saben que la juzgan como persona y no como actriz pero sin duda el trabajo es otra de las vertientes que puede darle grandes sorpresas en el futuro. De momento ahí, en el horizonte, espera Cincuenta sombras liberadas, el remake de Suspiria, el clásico de terror de Dario Argento y otros dos proyectos, The Sound of Metal y Forever Interrupted. Eso como actriz porque Dakota Johson está imparable y no renuncia a "producir y dirigir, si tengo un poco de suerte".