Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuarenta y cinco días

Leo Messi puede negociar a partir del 1 de enero con quien quiera y por lo que quiera. Es necesario que la directiva del FC Barcelona confirme cuanto antes que va a seguir vistiendo la camiseta blaugrana

Leo Messi

Estimado señor Josep Maria Bartomeu, presidente del Fútbol Club Barcelona:

Respetuosamente quiero hacerte llegar esta carta preocupado como estoy por un tema que desde hace demasiado tiempo mantiene confusos y desasosegados a socios y simpatizantes de nuestra entidad, incluso tal vez a usted también y que estamos deseando rematar de una vez por todas con un final feliz.

Pido disculpas a los lectores de este prestigioso diario especialmente a aquellos a los que el fútbol les tiene sin cuidado, por atreverme a aparcar por un breve rato el tema del “prucés” que en todas sus posibles formas y modalidades ha ocupado nuestros periódicos, tertulias, telediarios e inclusive programas del corazón.

Si me atrevo a hacerlo es porque en el escaso plazo de un mes y medio, es decir en apenas 45 días el enigma Messi ha de resolverse, si no está ya resuelto de manera definitiva.

Usted debería de saberlo mejor que nadie, señor presidente. Son 45 efímeros días, que podrían parecerse mucho a un Vía Crucis, si recordamos los dimes y diretes que precedieron a la salida de Neymar del FCB sin que los aficionados —que no tenemos acceso a información privilegiada— pudiésemos adquirir conciencia oportuna, clara y veraz de lo que estaba ocurriendo.

Digámoslo claro. Culés del mundo: Leo Messi puede negociar a partir del 1 de enero con quien quiera y por lo que quiera.

No va a ocurrir porque la Moreneta, que ocupa la tercera gradería Sur, no lo va a permitir, pero no puedo evitar estar preocupado. Intranquilo, desasosegado.

Si este hombre veloz, chiquito y gambeteador se va de esta institución que uno sigue pensando que es la nuestra, señor Bartomeu no le arriendo a usted las ganancias.

Pregunto al portero de la finca que es hombre informado en estos casos y me dice que esté tranquilo, que “Messi está renovado por poderes de su padre y su abogado. Solo falta que firme él y se hagan la foto”.

¿Que extrañas razones les llevan a no hacerse la foto....?

Nos bastaría con un selfie o un fotomatón. Cualquier cosa vale.

Cuestión de pasta. Seguro, lógico y natural.

Nunca se me ocurriría discutirle el salario al jugador que mejor se lo gana y se lo hace ganar al equipo.

Cuando dicen que hay futbolistas que devengan barbaridades, estoy de acuerdo en que es así, pero no puedo evitar pensar en lo que se llevan los directores generales de sociedades bancarias y que, al contrario de Messi, en lugar de hacernos felices provocan con sus decisiones en la mayor parte de la sociedad disgustos irreparables, sin entrar en cálculos de lo que nos ha costado la corrupción de algunos políticos sin que por ello paguen con la cárcel o siquiera devuelvan el dinero.

Nunca se me ocurriría discutirle el salario al jugador que mejor se lo gana y se lo hace ganar al equipo

Pasan los días sin que nadie sepa darme una respuesta al asunto.

Lo de Neymar también estaba arreglado, ¿se acuerdan...?

“Tudo bem, tudo bem...”. ¿Les suena ?

¿No era que solo faltaba la fotografía...?

Nadie es por si solo un equipo. Hacen falta cómplices en cada línea. Para acompañar al maestro. Tal vez necesitamos a alguien mas que Piqué, Busquets, Iniesta, Suárez, para completar esa compañía fiable que permita a La pulga regresar a los títulos y a los premios individuales que últimamente ha tenido que ver desde el asiento del lado.

Sr. Bartomeu & Cia, repasen esta parte del temario.

Usted, como exitoso empresario, debe saber que no basta con rodearse de amigos leales y que sean sobradamente molt del Barça para alcanzar las metas. Un equipo técnico que ha firmado en los últimos años a Arda Turan, Aleix Vidal, Douglas , Adriano, Munir, Alcaser, André Gomes o Vermaelen, no puede presumir de manejarse en el tapete del póker futbolero con habilidad de tahúr.

Tanto les cuesta, señor presidente, hacer un esfuerzo y contarnos que está pasando. Es verdad que los socios de la entidad solo representamos un 3% de los ingresos totales del Barça pero aún somos el 100 % de la sociedad.

Busco otros secretos. Persigo otras razones que expliquen esta demora. Pero no las hallo. ¿Tendrá la familia Messi, por una u otra razón, ganas de mudarse a otra ciudad...? No creo, al menos por el momento.

“Ya que no podemos cambiar de país, cambiemos de tema”, decía James Joyce

Querido Leo. Te he visto crecer como futbolista en nuestras divisiones inferiores y llenar nuestras vitrinas con trofeos que nos han llenado de orgullo. Será muy difícil que este club disfrute de otro jugador como tú y la gratitud de los aficionados del FC Barcelona a tí, a pesar de lo efímeros que somos, será eterna.

No quisiera que vistieras otra remera que no fuera la blaugrana pero si en algún momento como en alguna ocasión has dicho, decidieras, terminar tus dias deportivos en Newell’s, te juro en el nombre del Negro Fontanarrosa que si mi corazón canalla aún palpita, te acompañará hasta el Parque Independencia vestido de leproso para darte las gracias por tanto, tanto y tanto fútbol.

Blaugrana al vent.

Joan Manuel Serrat es cantautor.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.