Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exmujer de Berlusconi le tiene que devolver 45 millones de euros

El expresidente italiano gana una batalla crucial en su largo enfrentamiento por su divorcio y espera otra resolución judicial que podría permitirle presentarse a las próximas elecciones

Silvio Berlusconi, con su exesposa Veronica Lario.
Silvio Berlusconi, con su exesposa Veronica Lario. REUTERS

El Tribunal de Apelación de Milán estableció este jueves que la exmujer de Silvio Berlusconi, Veronica Lario, no tiene derecho a una pensión mensual de 1,4 millones y además tendrá que devolverle 45 millones de euros a quien fue su marido durante 24 años. Es el enésimo viraje en la larga disputa para el divorcio que mantienen el exprimer ministro italiano y la madre de sus últimos tres hijos. Una guerra económica y legal en la que Il Cavaliere ganó ayer una batalla crucial.

Los abogados de Berlusconi habían pedido invalidar la gran cuantía fijada en primera instancia. El requerimiento se basaba en un fallo del Tribunal Supremo que, en marzo de 2017, negó un aumento de la pensión de divorcio a la ex esposa de Vittorio Grilli, ministro de Economía del Gobierno de Mario Monti. El juez consideró en ese caso que la mujer podía vivir sin la ayuda del exmarido. La sentencia del Supremo sentó un precedente en la jurisprudencia italiana y le sirvió en bandeja una nueva estrategia de defensa al dueño de Mediaset y expresidente de Italia, empeñado en proteger su amenazado patrimonio.

Los letrados de Berlusconi argumentaron que, como la exesposa de Grilli, Lario también se las puede apañar sin que su excónyuge le firme un cheque cada mes, ya que dispone de 16 millones de liquidez, joyas, sociedades e inmuebles. Además, los tres hijos de la expareja presidencial –Bárbara (1984), Eleonora (1986) y Luigi (1988)– ya son mayores de edad y autosuficientes.

Silvio Berlusconi habla de su divorcio en televisión.
Silvio Berlusconi habla de su divorcio en televisión. REUTERS

El Tribunal de Apelación avaló esta línea y consideró que la exactriz no necesita recibir más ayuda. Además está obligada a devolver lo que recibió desde marzo de 2014, es decir, desde que se declaró el divorcio más sonado de Italia.

Silvio Berlusconi y Miriam Raffaella Bartolini (el verdadero nombre de Lario) se enamoraron en 1980, cuando él empezaba su carrera como emprendedor y ella era una joven bailarina. Se casaron por lo civil en 1990 y se separaron a las malas en 2009. Cinco años más tarde, la primera sentencia de divorcio cerró oficialmente el enlace y abrió la contienda alrededor de la cantidad que el político y magnate debe pagar en concepto de pensión. Entre fallos, recursos y cambios de sede del juicio, la sentencia de ayer marca un punto a favor de Berlusconi, quien espera otro fallo legal de resultado vital para su futuro. El 22 de noviembre, la Corte de Estrasburgo decidirá si podrá presentarse a las próximas elecciones. Si los jueces le dan luz verde, Il Cavaliere podría volver a liderar la coalición de derecha que ahora mismo tiene posibilidades de ganar las elecciones de 2018.