Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rapero 50 Cent con Abraham Mateo: vamos a intentar explicar este absurdo

Como lo oyes. Uno de los grandes macarras del hip-hop une sus fuerzas con el Justin Bieber español

El rapero 50 Cent con Abraham Mateo: vamos a intentar explicar este absurdo

Hay colaboraciones que llaman la atención más que otras. Uno ve un 'featuring' de Kanye West en un single de Nicki Minaj y no pasa nada. O lo mismo pasa cuando escuchamos a Mala Rodríguez en un tema de El Guincho. Nada. Todo bien. Calma chicha. Nos parece OK. El problema viene cuando el BIEN llamado Justin Bieber español, Abraham Mateo aparece en su Instagram con 50 Cent al lado diciendo que contará con un 'featuring' de uno de los mayores macarruzos que ha conocido el hip hop en el siglo XX. Ahí sí que levantamos la ceja y decimos, oh, ¿qué demonios ha pasado aquí?

Explicarlo es complicado. Pero con un 'timeline' se entederá mejor. O no. Vamos a intentarlo.

1990. En esta fecha, ni 50 Cent (tenía 15 años y se dedicaba a vender crack) ni Abraham Mateo (no había nacido) tienen aún nada que decir, pero es un momento importante porque es el año cero de los featurings entre la canción pop melosa y el r&b. Glenn Medeiros, que había arrasado tres años antes con el baladón Nothing’s gonna change my love for you, publica She ain’t worth it con Bobby Brown aportando el "respect –comercial, pero respect– from the ghetto". Con esta fórmula se entienden todos las colaboraciones de este palo posteriores. La fórmula es así: músico blandengue busca crédito urbano incluyendo un rap en un tema. La escucháis hoy y es basura, pero fue número 1. Y esto es lo que importa: puso el patrón para los años siguientes.

1998. Nace Abraham Mateo en San Fernando, Cádiz. Por las mismas fechas, 50 Cent ya está metido en el mundillo de la música y pone sus primeras voces en React, un tema del grupo Onyx. Es decir, que empieza con un 'featuring', precisamente. Estas son las cosas que desmuestran que no hay nada en este universo que se quede al azar.

2000. Abraham Mateo cumple dos años. Mientras tanto, 50 Cent es tiroteado cerca de la casa de su abuela. En el hospital, firma su primer contrato discográfico. 2Pac Shakur había muerto tiroteado en 1996 y The Notorious B.I.G en 1997. Ambos habían sido superventas tras su muerte. Las heridas de bala venden.

Adelanto de un minuto del tema, en el que no se escucha a 50 Cent.

2003. Abraham Mateo cumple cinco años. 50 Cent publica su primer disco de la mano del sello de Eminem, Get rich or die tryin’. El disco es un pelotazo y lo convierte en la mayor superestrella de hip hop del siglo XXI. ¿La clave? Historias de la calle, el fraseo elástico de Fiddy y bases bailables. Además de lograr un 10 en XXL Magazine, una de las revistas especializadas en hip hop más conocidas, está incluido en el libro 1.001 discos que tienes que escuchar antes de morir. Se supone que Abraham Mateo, que es un chaval despierto y con inquietudes artísticas, se canta en casa In da Club o P.I.M.P porque, tal y como dijo el otro día en Cádiz, “My dreams started in Cádiz with a performance of 50 Cent song”.

2007. 50 Cent publica Curtis, su tercer disco y coincide con Graduation, también tercer disco de Kanye West. Fiddy se viene arriba y dice que si Kanye vende más que él dejará la música. Curtis consigue colocar 800.000 copias menos que su rival. También llena el Palacio de los Deportes de Madrid, un hito inédito para cualquier artista de hip hop en España. Ah, sí, Abraham Mateo cumple nueve años y ya es una cara habitual en Menuda Noche, el programa dedicado a la infancia de Canal Sur.

2009. La crisis global es también la crisis de 50 Cent que no pasa del medio millón de copias con Before I self destruct. A la tierna edad de 11 añitos, Abraham Mateo publica su debut en cuya portada sale de rodillas mirando para arriba sin que nadie haya podido explicarlo. Un pequeño paso para la música en español, pero un paso de gigante para un crío gaditano que hace versiones de Alejandro Sanz o Badfinger.

"A alguien en Sony Music se le enciende la bombilla y le propone a Abraham Mateo buscar un 'featuring' yanqui ahora que están a huevo y hacer, de paso, un Medeiros-Brown. Es decir, retomar la idea de principios de los 90"

2013-2014. Abraham Mateo publica AM, pop quinceañero pero juguetón con un megahit como Señorita. “Ella está en mi cabeza, we only wanna rumba, sexy señorrrrita" (sic.). Al año siguiente saca su tercer disco. Mientras tanto, 50 Cent saca su último disco oficial, 'mixtapes' aparte, Animal Ambition, también conocido como “el disco que nadie escuchó de 50 Cent”.

2017. En enero Luis Fonsi y Daddy Yankee lanzan Despacito y en abril Justin Bieber se suma a la fiesta apareciendo en un nuevo remix en forma de 'featuring'. El número 1 en Billboard para el innombrable tema abre una nueva era de dominio latino en la que puede haber estrellones del calibre de Bieber aportando su granito de arena a un pelotazo global. Al mismo tiempo, a alguien en Sony Music se le enciende la bombilla y le propone a Abraham Mateo buscar un 'featuring' yanqui ahora que están a huevo y hacer, de paso, un Medeiros-Brown. Es decir, retomar la idea de principios de los 90. Poner un malote en tu vida para que te amplíe público. Alguien se acuerda de un 50Cent en horas bajas y el resultado es una canción que también acaba en "–ito", Háblame bajito. Desgraciadamente, en el avance de un minuto que tenemos aún no se escucha a 50 Cent. Habrá que esperar hasta el 1 de diciembre para ver si la cosa chuta o no. Los hits de 2017 crean extraños compañeros de cama.

 

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.