Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el médico de mi hij@

¿Por qué mi bebé de un año no habla?

Guía práctica para saber lo que sucede mes a mes con la adquisición del lenguaje

¿Por qué mi bebé de un año no habla?
getty

¡Es normal que tu vecina te diga que su hijo empezó con un año a hablar, es normal que tu prima hasta los tres no dijo ni “mu”, es normal que la vecina del pueblo de pequeña no hablaba y ahora, mírala!...  Todo esto puede ser normal, aunque hay ocasiones en las que hay que estar atento a señales que nos van a indicar si todo se desarrolla con normalidad. Hoy en día, contamos con muchos profesionales y centros de atención temprana que nos pueden ayudar a detectar si hay algún tipo de problema en el desarrollo. “Cada niño tiene su ritmo” es una frase peligrosa: hay que estar atento a las señales que nos indican que algo no va bien.

¿Qué pasa sobre la edad de un año?

El cerebro tiende a especializar una de sus áreas para aprender a moverse o aprender a hablar. Esto es:

  • Niños que empiezan a andar muy pronto, empiezan a hablar más tarde; niños que no andan y hablan como cotorras; niños que corren y hablan como cotorras antes de los 2 años.
  • Los nenes que no tienen intención de movimiento, gateo, andar, falta de tono muscular y además no tienen intención comunicativa, hay que consultar con el pediatra para que lo observe, porque no entra dentro del desarrollo normalizado.
  • Hitos orientativos: ( Repito: Orientativos)
  1. - Sobre los 6 meses empieza a haber un balbuceo. “Ma”, “pa”, “ba” son los fonemas favoritos para empezar... Ojo! Que, aunque en esta fase diga “pa-pá” no le está dando el sentido de “papá” (aunque tenéis que reconocer que se os cae la baba cuando lo dice)
  2. - Sobre los 12 meses empieza a decir las palabras con sentido: “guagua” y “pan” suelen ser los éxitos más repetidos para enseñarle al mundo lo que son capaces de decir y de conseguir. Aquí ya debe haber una clara intención de querer comunicarse con el resto de personas de su entorno.
  3. - Sobre los 15-18 meses son capaces de repetir (aunque sea solo la terminación) las palabras que les indicamos. Además, deben haber adquirido unas 20 palabras totales en su vocabulario.
  4. - Entre los 18-24 meses se debe observar una mejora tanto en calidad como en cantidad de palabras. Es lo que llamamos “el estirón”. Empiezan a hacer frases de 2 palabras.
  5. - A partir de los 2 años es cuando nuestros bebés pasan a ser mayores. Son capaces de hacer frases de más de 3 palabras. Adquieren demasiadas palabras en su vocabulario como para ser contadas.

Aspectos a tener en cuenta:

  • Hay que hablar al bebé desde que nace. Además, que les transmite calma y serenidad el saber que la voz de papá y mamá, le estamos dando el mensaje que el lenguaje es necesario para poder comunicarse.
  • Hay que intentar hablarles en tono normal: No gritando, ni haciendo voz de dibujos animados, ni modificando demasiado el tono. El tipo de sonidos que emitáis van a ser lo que ellos imiten: Si hay algún tono demasiado complicado para hacer, no van a querer imitarlo.
  • Intentad utilizar palabras normales, los perros son perros, no “guaguaus”.
  • Ojo con los “-itos”: “patatita”, “agüita”, “abuelita”, “cochecito” ... Cuando a un niño que está medio llorando porque quiere algo le preguntas: “qué necesitas?” Y te contesta “ita!”, es imposible saber a lo que se refiere... Ellos van a imitar, sobre todo al principio, las dos últimas sílabas: hacédselo más fácil.
  • Aunque un bebé de un año no sepa hablar se va empapando de lo que sucede alrededor. Por lo que, si vais de paseo por la calle, no está de más que le vayáis indicando a quién vais a visitar, el color de la moto que está ahí delante, qué ingredientes necesitáis para preparar la cena de esta noche...
  • Para dirigiros a él, hacedlo con frases cortas y órdenes sencillas.
  • Hay que prestar atención a algunas señales que nos indican que hay algo que no va del todo bien:

Sobre los 15 meses:

  • No responde a su nombre cuando le llaman.
  • No señala los objetos que quiere conseguir.
  • No hay intención comunicativa ni siquiera gestual.
  • No mantiene el contacto visual.
  • No obedece órdenes sencillas.

¿Cómo sé que va todo bien?

Entre los 18-24 meses, a veces nos da la sensación que no avanzan, nos agobiamos y le damos más vueltas de las que hay que darle.

Toma una libreta y anota el número de palabras que dice hoy. Compáralo con el número de palabras que diga en 2 meses. Si este cambio no es sustancial o se ha estancado, debes acudir a valorar.

Todo lo escrito es orientativo y entra dentro de la mayoría de casos de niños con desarrollo normalizado. En el caso de tener sospecha de algo o que notéis que no os cuadra su evolución, es conveniente que lo llevéis a valorar.

Autora: Nuria Belert. Logopeda y maestra de Pedagogía Terapeutica.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información