_
_
_
_
PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

#MeToo #YoTambién

A mí me pasó una noche volviendo a casa. Debía tener 17 años

Harvey Weinstein, el productor de Hollywood, acusado por varias mujeres de acoso sexual.
Harvey Weinstein, el productor de Hollywood, acusado por varias mujeres de acoso sexual.Vince Bucci/Invision/AP
Ana Marcos

El fin de semana pasado empezó a aparecer en mi muro de Facebook este mensaje que compartían mujeres famosas: "#MeToo If all the women who have been sexually harassed or assaulted wrote 'Me Too' as a status, we might give people a sense of the magnitude of the problem". Días después, mujeres igual de famosas para mí, de mi país, España, o del país en el que ahora vivo, Colombia, comenzaron a copiar y pegar ese texto en español. "#YoTambién Si todas las mujeres que han sufrido agresiones o acoso sexual escribieran en su estado de Facebook 'Yo también', la gente podría hacerse una idea de la magnitud del problema".

Mis amigas han empezado a contarle a todos sus contactos que ellas también han sufrido acoso. No me sorprende. Con muchas he compartido años de colegio, universidad y trabajo. Hemos caminado por las mismas calles de día y de noche. Y en este recorrido nos hemos cruzado con unos cuantos hombres educados de la misma manera. Más bien maleducados.

A mí me pasó una noche volviendo a casa. Debía tener 17 años, fue el verano antes de la universidad. Al salir del metro, un chico en su bici aprovechó que mi calle estaba oscura y no pasaba nadie para sobarme. Le empujé con la poca fuerza que el miedo me permitió. Conseguí cruzar el semáforo en rojo y le dejé atrás. Al llegar a casa, temblando, se lo conté a mis padres. Mi padre quiso salir a buscarle. Mi madre trató de disimular la rabia y la tristeza con un abrazo. Terminamos la noche los tres charlando. El consuelo. #YoTambién.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Marcos
Redactora de Cultura. Forma parte del equipo de investigación de abusos en el cine. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional, además de participar en la fundación de Verne. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_