Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Limpiar el aire de Madrid

El plan de calidad del aire de Madrid tendrá costes e inconvenientes, pero el beneficio de reducir un 25% la contaminación a partir de 2020 alcanzará a todos por igual

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid. Vídeo: presentación del Plan A, en marzo.

Si el proyecto se lleva a cabo de acuerdo con las previsiones, la boina de contaminación que cubre la ciudad de Madrid y daña gravemente la salud de sus ciudadanos tiene los días contados. Las 30 medidas previstas en el Plan de Calidad del Aire anunciado por el Ayuntamiento han de permitir no solo limpiar la atmósfera sino hacer de la capital un lugar más agradable y sano. Merece pues la colaboración de todos, y especialmente la de aquellos que van a verse más afectados porque se desplazan en transporte privado.

El plan es coherente, pues combina las restricciones de tráfico y la prohibición de circular para los vehículos más contaminantes a partir de 2025 con inversiones en la mejora del transporte público y la construcción de aparcamientos intermodales. Incluye restricciones drásticas y permanentes del tráfico en el núcleo central; actuaciones urbanísticas en 20 grandes vías urbanas, entre ellas la Gran Vía y la calle de Alcalá, para ganar acera y reducir calzada; la reducción de la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30 y sus accesos, y una considerable ampliación de la red de carril bici.

Inevitablemente, el plan tendrá costes y causará inconvenientes, pero el beneficio de reducir un 25% la contaminación a partir de 2020 alcanzará a todos por igual. No hay alternativa si se quiere proteger la salud. Son, además, medidas que la UE exigía desde hace tiempo, incluso con amenaza de multa por superar los límites de contaminación y, por tanto, de obligado cumplimiento.

El Consistorio que preside Manuela Carmena ha dado un paso importante y necesario. Su aplicación supondrá un cambio profundo y radical en los hábitos de movilidad de los madrileños y, al menos en sus pasos iniciales, molestias y dificultades. Por eso es importante que se explique y aplique con el máximo consenso y con plena participación de los sectores más afectados.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.