Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivanka Trump, nuevo icono de cirugía estética

El médico plástico Norman Rowe de Nueva York asegura que algunas de sus clientas han pagado hasta 50.000 dólares por parecerse a la hija del presidente de EE UU

Ivanka Trump ha pasado de ser la hija y asesora de Donald Trump para convertirse en un auténtico icono de la cirugía estética. Según afirma el cirujano plástico de renombre en Nueva York, Norman Rowe, desde el verano de 2016 –cuando Trump fue oficialmente elegido como candidato republicano a la presidencia– ha tenido un aluvión de pacientes que quieren parecerse a la hija predilecta del actual presidente de Estados Unidos. “Nunca vi a nadie inspirándose en la cara de Ivanka antes de las elecciones. Desde entonces he tenido casi cuatro peticiones al mes, una a la semana”, asegura el médico a Page Six.

Rowe cuenta que al menos 50 neoyorquinas han llegado a su consulta solicitando la apariencia de Ivanka, es decir, unos pómulos ensanchados, nariz delgada y ojos grandes. Por un lado están las mujeres que se gastan unos 30.000 dólares (unos 25.000 euros al cambio) para lograr el aspecto de la empresaria con rellenos temporales y bótox; y por otro están las que quieren un “Ivanka permanente”, como lo denomina el experto, que pueden pagar hasta 50.000 dólares (unos 45.000 euros al cambio) para conseguir una versión más lograda con implantes de mejilla y rinoplastia.

La hija mayor de Donald Trump, Ivanka Trump. ampliar foto
La hija mayor de Donald Trump, Ivanka Trump.

Y es que ha sido tal el boom por parecerse a la hija mayor de Donald Trump que Ivanka compite ahora contra Kylie Jenner como el rostro de las celebridades más cotizado. “Tal vez solo les guste su cara o su mirada, pero también que es una mujer poderosa, segura de sí misma y parte una familia importante”, explica el cirujano que no considera la ideología política motivo de elección de la modelo.

“No creo que desempeñe un papel en lo más mínimo. Creo que tiene que ver con alguien a quien respetas por cómo se ve, y no por si eres de los azules o de los rojos”, dice Rowe, quien asegura que el presidente, en cambio, no tiene tanto éxito. “Nunca ha entrado nadie y me ha pedido ‘hazme un Donald”, bromea.

Pero Ivanka no es la única familia del político por la que han reclamado una semejanza. Su esposa, Melania Trump, también suele ser una petición recurrente entre algunas mujeres que no tienen miedo a entrar en un quirófano para un completo cambio de imagen. Hace unos meses una clínica de Texas puso de moda el conocido “Melania Makeover”, consistente en ocho intervenciones estéticas cuyo resultado sería tener una imagen muy similar a la de la primera dama de Estados Unidos. “Se hace una rinoplastia, cirugía de párpados, prótesis mamarias y de glúteos, liposucción, abdominoplastia, bótox y rellenos en distintas zonas de la cara y cuerpo”, explicaba entonces el cirujano plástico y dueño de la clínica Franklin Rose.

Donald Trump y Melania Trump. ampliar foto
Donald Trump y Melania Trump.