Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concepto de "prosumidores"

Panorama sobre la economía que buscan crear las monedas sociales

El concepto de "prosumidores" Ampliar foto

Una palabra clave que contribuyó al éxito de los Clubes de Trueque en Argentina era prosumidor. Quisiera dedicar el primer post después de las vacaciones de verano a presentar el panorama de la economía que pretenden crear las monedas sociales.

Se trata de un concepto propuesto por el futurólogo norteamericano Alvin Toffler en su libro La Tercera Ola al combinar las dos palabras muy conocidas: productor y consumidor. Allí se definía el prosumidor como consumidor que participa en el proceso productivo de los propios bienes y/o servicios comprados por él mismo, pero en Argentina surgió otra interpretación: personas que son productores y consumidores a la vez. ¿Qué quiere decir esto?

Volvamos al origen etimológico de la palabra economía que presenté en enero. La palabra oikonomía (οικονομία) en griego significa "gestión de casa" mientras que su equivalente en chino jīngjì ("經濟" / "经济") proviene de jīngshìjìmín ("經世濟民" / "经世济民"), que significa "gestión del mundo para la satisfacción del pueblo". En nuestra economía basada en la división de trabajo, cada persona / empresa produce lo que no consume ella misma y se lo ofrece a otros consumidores a cambio de dinero. Un campesino produce toneladas de arroz al año, aunque su familia consume sólo 100 kilógramos, con el fin de vender el resto, ganar dinero y comprar lo que necesita. Aquí no interviene el concepto de lucro y lo ideal sería el equilibrio entre la venta y la compra.

Precisamente es esta filosofía que se practicaba en los Clubes de Trueque: se exponían las ofertas para satisfacer la necesidad de otros prosumidores mientras que los socios que tenían crédito (moneda social en estas ferias) se veían obligados a gastarlo, pues no tenía sentido acumular este medio de intercambio que era inútil fuera de este ámbito. Una práctica que sirvió mucho para concienzar a los nuevos socios como prosumidores era el Juego de las Cinco Columnas donde cada prosumidor explicaba a los demás lo que podía ofrecer o lo que necesitaba, y es muy recomendable realizarlo para impulsar la colaboración entre los socios de la moneda social.

Al empezar a usar una moneda social nuestras producciones deben estar acorde con las necesidades

El cambio de paradigma que necesitamos vivir, al empezar a usar una moneda social, es que nuestras producciones deben estar acorde con las necesidades: no tiene sentido traer jamón serrano a un grupo de vegetarianos ni ofrecer pisos turísticos a tus vecinos que ya tienen su propia vivienda. Lo que hemos de hacer es conocer nuestra propia comunidad para ver si tenemos la posibilidad de sustituir algunos productos y/o servicios hoy en día importados con nuestra propia producción (véase aquí cómo realizar un taller) y veamos lo que significa este cambio desde el punto de vista del concepto de “prosumidor”:

  • Como productor: Enfocarse en el mercado interno de los socios de la misma moneda social y tratar de ver si es posible satisfacer sus necesidades, mientras que se mantienen las actividades económicas convencionales hacia el mercado externo.

  • Como consumidor: Empezar a explorar la posibilidad de ver si podemos producir por nosotros mismos lo que solemos importar desde fuera para nuestro propio consumo, y en su caso mediante un nuevo emprendimiento.

Es muy importante destacar que esta visión como consumidor tiene mucho que ver con el proceso de la creación de cooperativas de consumo, ya que es la propia necesidad de las personas que dan luz a estas nuevas actividades económicas. Sería muy interesante añadir este horizonte en el diseño de las monedas sociales para que cada socio tenga esta identidad de prosumidor.

Más información