Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monedas sociales respaldadas con productos depositados

El primer caso de éxito se vivió con el Sol en Córdoba, Argentina

Monedas sociales respaldadas con productos depositados Ampliar foto

Aunque son pocas, existen monedas sociales que se emiten cuando alguien entrega bienes. Me gustaría presentar tales experiencias, esperando que os sirvan de inspiración.

El primer modelo que funcionó bien era el Sol en el Banco de Horas Comunitario en Capilla del Monte en Córdoba (Argentina) donde varias familias aprovecharon esta moneda para financiar una escuela alternativa. Como estas familias no tenían mucho dinero sino otras cosas (alimentos duraderos, libros, vestimenta…), se fundó este banco donde los usuarios de esta moneda podían sacarla por depositar bienes.

Por ejemplo, Jorge entrega 20 kilos de patata y recibe 10 soles (allí el sol equivalía al peso argentino, pero aquí supongamos que el sol equivale al euro). Entonces se hace obvio que cada sol está respaldado con dos kilos de patatas (se permite también entregar el compromiso a ofrecer sus servicios, por ejemplo, carpintería y fontanería), y por lo tanto, otro socio que quiere este producto puede comprarlo en el banco. De esta forma, muchas familias consiguieron pagar la matrícula de esta escuela alternativa para dar educación deseada a sus hijos. Posteriormente este banco se separó de la escuela, pero sigue funcionando.

El segundo modelo es una feria con una moneda social que se practica en diferentes partes de Latinoamérica, incluso durante el Foro Social Mundial y/u otros eventos importantes. Los participantes a la feria entregan una parte de los productos que traen (por ejemplo, cuatro de las diez botellas de vino) al Ecobanco para obtener una cantidad importante de circulante. Después de comprar y vender a otros participantes de la feria, vuelven al Ecobanco para cambiar el excedente en otros bienes.

Existe también otra propuesta de crear y gestionar, de este modo, una moneda que sirva para transacciones internacionales. Bernard Lietaer, experto mundial en monedas sociales, propone implementar Terra, una moneda complementaria que será emitida cuando se depositen bienes que sean universalmente aceptados, tales como petróleo, hierro y trigo, para permitir que los países del sur, con abundantes recursos naturales, conviertan su riqueza en liquidez sin depender de préstamos del Fondo Monetario Internacional. Se plantea aplicar la teoría de oxidación (cobrar comisiones en moneda oficial a los portadores de esta moneda) para cubrir el costo de mantenimiento del sistema. Se espera estabilizar el comercio internacional gracias a este nuevo medio de intercambio, pues su valor será estable.

Hay diferentes ventajas con este tipo de monedas:

  • Creación monetaria basada en la producción real de bienes y servicios: Las monedas emitidas están ancladas con la economía real, y por lo tanto el valor de la moneda es tan estable como el de los propios productos (excepto productos perecederos como hortalizas).

  • Un medio de intercambio libre de inflación y deflación: Como el respaldo de estas monedas son los propios productos, su valor está fijado sin ningún riesgo de altibajos de precio. Esta ventaja es sobre todo importante en economías agobiadas con inflación.

  • Facilidad de convertir productos en liquidez: Los productores y/o proveedores de servicios consiguen la moneda fácilmente por depositarlos.

Es también necesario, sin embargo, mencionar los siguientes inconvenientes:

  • Costo de mantenimiento: Se necesitan un espacio y gestores para poder administrar bien la emisión y el rembolso de la moneda social. Esta necesidad plantea un costo adicional significativo y se necesita añadir un mecanismo para cubrirlo (como membresía u oxidación).

  • Dificultad de evaluar el valor de los productos: Algunos productos y/o servicios no serán fácilmente evaluados en números.

  • Riesgo de que nadie venga a rembolsar productos y/o servicios depositados: Es posible que los productos y/o servicios depositados no sean de interés de ninguno de los demás socios.

Este modelo sigue poco conocido en España, pero valdría la pena estudiarlo y comparar sus ventajas y desventajas con otros modelos.

Más información