Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Refugiados

En los márgenes de los márgenes

Los refugiados con discapacidades intelectuales son un grupo en gran parte olvidado y muy vulnerable. El grupo de deportistas de Special Olympics contribuye a su integración

Mina Bahgat en los Juegos Olímpicos Especiales de 2016.
Mina Bahgat en los Juegos Olímpicos Especiales de 2016.

Entre los 65,6 millones de personas desplazadas en todo el mundo, se calcula que 7,7 millones tienen discapacidades, y entre ellas, alrededor de 500.000 sufren una discapacidad intelectual. Esto no es más que un cálculo conservador ya que se informa muy poco sobre las cifras relativas a las discapacidades.

Las personas con discapacidades intelectuales sufren un estigma y son una de las poblaciones más incomprendidas del mundo hoy en día; sus comunidades las consideran una carga, un grupo que solo crea problemas y carece de oportunidades.

Los refugiados con discapacidades intelectuales son los marginados de la crisis mundial de los desplazados. Mientras que las imágenes de refugiados en continuo movimiento han captado la atención del mundo, los con discapacidades intelectuales siguen siendo una población en gran parte olvidada. En un mundo conectado por las redes sociales, se encuentran a menudo desconectados por la falta de acceso a la tecnología y sus voces pocas veces se oyen en los centros donde se deciden las políticas.

ACNUR, el organismo de Naciones Unidas para los refugiados, ha determinado que las necesidades específicas de los refugiados con discapacidades intelectuales son un ámbito que requiere financiación, atención y apoyo mundial. Sin embargo, en las conversaciones sobre cómo ayudar mejor a los refugiados predominan a menudo el miedo, el aislamiento y el mito. El mundo necesita una nueva estrategia para la integración de los refugiados y sus nuevas sociedades.

Special Olympics ya no es un programa para personas con discapacidades intelectuales, es un movimiento que surge de ellos

Los deportistas de Special Olympics, un grupo todavía más incomprendido que los refugiados, son un modelo para esta nueva estrategia. "Special Olympics me dio un nuevo hogar", afirmaba Mina Bahgat cuando habló en Naciones Unidas durante la celebración del Día Anual de los Lions, el 4 de marzo. Bahgat es un refugiado con una discapacidad intelectual procedente de Oriente Próximo y ahora vive en Holanda con su familia. "Como refugiado, me recibieron en una nueva comunidad, en una nueva familia. He aprendido a hablar holandés y también a practicar patinaje de velocidad".

Bahgat, cuyo mundo se limitaba a su casa cuando era pequeño, ahora es un joven que presume de haber ganado medallas olímpicas en patinaje de velocidad en pista corta en los Juegos Olímpicos Especiales de Invierno de 2017 celebrados en Austria. Se le consideraba antes una carga en su comunidad y ahora es un medallista. En su nuevo país, Holanda, sale en los titulares.

Jugar "unidos"

Ninguna población entiende mejor que las personas con discapacidades intelectuales lo que es el estigma arraigado y la discriminación. Según el Informe Mundial sobre la Discapacidad del Banco Mundial/OMS de 2012, la población mundial de personas con discapacidades intelectuales quizás sigue siendo el grupo más marginado del mundo.

Muchas de ellas, a menudo obligadas a vivir en instituciones lejanas o en la oscuridad de un hogar oculto, casi no son dueñas de sus vidas, registran los niveles de integración comunitaria más bajos y sufren uno de los índices de abusos físicos, sexuales y emocionales más altos de cualquier grupo de población del mundo. Esta vulnerabilidad es incluso mayor entre los inmigrantes y los refugiados con discapacidades intelectuales.

Los deportistas de Special Olympics también entienden mejor que la mayoría de la gente el poder del deporte para unir lo que está dividido. En mayo, unos deportistas de Special Olympics de Chipre invitaron a jóvenes refugiados del Centro de Acogida de Kofinou para demandantes de asilo a jugar un partido de fútbol en Larnaca. Las chicas y los chicos refugiados venían de países como Siria, Somalia, Yemen e Irak, y muchos de ellos habían presenciado horrores incomprensibles y sufrido penurias, pero en el campo de fútbol la amistad sustituía al miedo.

Los deportistas de Special Olympics en Malta siguieron su ejemplo en julio e invitaron a los refugiados más pequeños a participar en el programa de Desarrollo de la Primera Infancia de Special Olympics, Jóvenes Atletas. Juntos participan en actividades lúdicas sencillas, desarrollan las habilidades motoras y aprenden deportes básicos.

Entre los 65,6 millones de personas desplazadas en todo el mundo, se calcula que 7,7 millones tienen discapacidades

Los deportistas otorgan mucha importancia a la necesidad de "jugar unidos", es decir, que los deportistas con y sin discapacidades intelectuales practiquen deporte juntos. Es una técnica demostrada para promover el entendimiento y fomentar la amistad, a pesar de las diferencias. De los 5,6 millones de deportistas de Special Olympics de todo el mundo, 725.898 son compañeros que juegan "unidos".

Special Olympics ya no es un programa para personas con discapacidades intelectuales, es un movimiento que surge de ellos. En muchos países, los deportistas de Special Olympics invitan a sus amigos, tanto refugiados como no refugiados, a jugar en los campos, en las pistas y en las piscinas como parte de un mensaje claro para la comunidad mundial: si podemos jugar unidos, podemos vivir unidos.

El pasado 20 de julio rendimos un homenaje a la vida de Eunice Kennedy Shriver, la fundadora de Special Olympics. Ese día de 1968 se celebraron los primeros Juegos Olímpicos Especiales en Soldier Field, Chicago. Recordamos las palabras que Shriver dirigió a los deportistas en ese acontecimiento: "Dejadme ganar, pero si no puedo ganar, dejadme ser valiente e intentarlo".

Los refugiados y los inmigrantes, especialmente los que tienen una discapacidad intelectual, ya han demostrado su valentía frente a muchos obstáculos. Es hora de que la sociedad civil y la comunidad internacional tomen nota del ejemplo que dan los deportistas de Special Olympics. La mano de la amistad que tiende un grupo marginado a otro es un ejemplo para todos nosotros.

David Evangelista es el presidente y director general de Special Olympics Europa Eurasia, que supervisa el crecimiento y el desarrollo de Special Olympics en 58 países en Europa Occidental, Europa Oriental y Asia Central.

Este texto fue publicado originalmente en inglés en la página web de Newsdeeply en este enlace.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información