Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kenia: 2,7 millones de razones

Millones de personas pasan hambre en Etiopía, Kenia, Sudán del Sur y Somalia debido a la sequía, los conflictos y la mala gestión de los recursos

  •  Hay 2,7 millones de razones para preocuparse por Kenia y en África, hay 20 millones más. En Etiopía, Kenia, Sudán del Sur y Somalia más de 22 millones de personas pasan hambre debido la sequía, los conflictos y la mala gestión de los recursos. Kenia se enfrenta a sequías recurrentes, inundaciones, malnutrición e inseguridad alimentaria, brotes de enfermedades y conflictos entre comunidades. Las condiciones de sequía han empeorado y los gobernadores han pedido la intervención urgente. rnrn Los dos grandes problemas: el cambio climático y los conflictos. rnCada vez hace más calor en lugares como Turkana, en el noroeste de Kenia, y la población lucha por hacerse con los escasos recursos. Los enfrentamientos por el agua y los animales pueden ser mortales. rnrn Alrededor de Turkana, la gente recoge sus pertenencias y se marcha en busca de comida. Huyen de los bandidos armados que roban sus animales. Esta abuela y sus nietos, Emurote y Mariakor, de ocho y seis años, viajan desde las montañas de Mogila hasta un lugar llamado Nanam, en busca de comida. Nanam significa agua, pero su río está seco. La familia solía tener animales; más de 100. Ahora tienen sólo dos burros.  rnrn
    1

    Hay 2,7 millones de razones para preocuparse por Kenia y en África, hay 20 millones más. En Etiopía, Kenia, Sudán del Sur y Somalia más de 22 millones de personas pasan hambre debido la sequía, los conflictos y la mala gestión de los recursos. Kenia se enfrenta a sequías recurrentes, inundaciones, malnutrición e inseguridad alimentaria, brotes de enfermedades y conflictos entre comunidades. Las condiciones de sequía han empeorado y los gobernadores han pedido la intervención urgente.

    Los dos grandes problemas: el cambio climático y los conflictos. Cada vez hace más calor en lugares como Turkana, en el noroeste de Kenia, y la población lucha por hacerse con los escasos recursos. Los enfrentamientos por el agua y los animales pueden ser mortales.

    Alrededor de Turkana, la gente recoge sus pertenencias y se marcha en busca de comida. Huyen de los bandidos armados que roban sus animales. Esta abuela y sus nietos, Emurote y Mariakor, de ocho y seis años, viajan desde las montañas de Mogila hasta un lugar llamado Nanam, en busca de comida. Nanam significa agua, pero su río está seco. La familia solía tener animales; más de 100. Ahora tienen sólo dos burros.

  • La mayoría de los habitantes de Turkana ha perdido a sus animales por la sequía o se los han robado.  Estas carcasas son un grito de socorro. Poner de pie a sus animales muertos a lo largo de la carretera es la única manera que la gente de Turkana cree que puede ser escuchada. Este es un año electoral en Kenia y sus voces están siendo ahogadas por la política.rn
    2La mayoría de los habitantes de Turkana ha perdido a sus animales por la sequía o se los han robado. Estas carcasas son un grito de socorro. Poner de pie a sus animales muertos a lo largo de la carretera es la única manera que la gente de Turkana cree que puede ser escuchada. Este es un año electoral en Kenia y sus voces están siendo ahogadas por la política.
  • "Estamos muriendo", cantaban estas madres, sosteniendo los cadáveres de sus animales muertos por encima de sus cabezas, "y Kenia está pensando en elecciones". Cuando enciendes la televisión en Kenia, ves que estas mujeres tienen razón. Hay muy poca cobertura informativa de la sequía; lo primero son las elecciones.
    3"Estamos muriendo", cantaban estas madres, sosteniendo los cadáveres de sus animales muertos por encima de sus cabezas, "y Kenia está pensando en elecciones". Cuando enciendes la televisión en Kenia, ves que estas mujeres tienen razón. Hay muy poca cobertura informativa de la sequía; lo primero son las elecciones.
  • A los habitantes de Turkana les encanta cantar, pero en Nanam, cuando Lopusmoe trató de hacerlo, se desmayó de hambre y estrés.
    4A los habitantes de Turkana les encanta cantar, pero en Nanam, cuando Lopusmoe trató de hacerlo, se desmayó de hambre y estrés.
  • Ejiem, de nueve años, lamenta la pérdida de las 100 cabras y ovejas que solía cuidar, pero sobre todo la de su favorita, Merireng. "De todos los animales, este era el que más quería", dice. "Cuando los animales mueren, pasamos hambre".
    5Ejiem, de nueve años, lamenta la pérdida de las 100 cabras y ovejas que solía cuidar, pero sobre todo la de su favorita, Merireng. "De todos los animales, este era el que más quería", dice. "Cuando los animales mueren, pasamos hambre".
  • Tukur ha tenido que recurrir a la caza de animales carroñeros como buitres y hienas para alimentar a su familia.
    6Tukur ha tenido que recurrir a la caza de animales carroñeros como buitres y hienas para alimentar a su familia.
  • World Vision distribuye alimentos para intentar paliar esta situación de hambre: maíz, aceite y legumbres.
    7World Vision distribuye alimentos para intentar paliar esta situación de hambre: maíz, aceite y legumbres.
  • rnrnCon la provisiones a cuestas caminan en grupos hasta sus casas. No es seguro caminar solo.rnrnrnrnrn
    8 Con la provisiones a cuestas caminan en grupos hasta sus casas. No es seguro caminar solo.
  • Esto es lo que están haciendo para obtener comida: cavar lo que se conoce como zaipits, hoyos de 60 centímetros cúbicos donde plantan cinco semillas de maíz.
    9Esto es lo que están haciendo para obtener comida: cavar lo que se conoce como zaipits, hoyos de 60 centímetros cúbicos donde plantan cinco semillas de maíz.
  • Estas semillas de maíz crecerán si llueve en Turkana.
    10Estas semillas de maíz crecerán si llueve en Turkana.
  • En esta comunidad de Turkana, los agricultores están cultivando no sólo maíz, sino también sandía, sorgo e incluso tomates.rnrnrnrn
    11En esta comunidad de Turkana, los agricultores están cultivando no sólo maíz, sino también sandía, sorgo e incluso tomates.
  • Muchas niñas como Esther pueden tener alimentos gracias al trabajo de sus padres y además pueden vender los excedentes. Es la forma de poder ganarse la vida y de ser dueños de nuevo de su propio futuro.
    12Muchas niñas como Esther pueden tener alimentos gracias al trabajo de sus padres y además pueden vender los excedentes. Es la forma de poder ganarse la vida y de ser dueños de nuevo de su propio futuro.