Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mira quién habla

Bebés y Signos es una plataforma que quiere enseñar a comunicarse a los padres con sus hijos

Noelia Martín Durán nació en Salamanca hace 34 años, y algo más de dos décadas después se licenció en Criminología, es directora de seguridad e hizo un máster en prevención de riesgos laborales. "Pero soy mamá de un chiquitín muy intenso y un día me puse a investigar cómo podía hacer que mi relación con él fuese mejor", explica. Fue entonces cuando Martín, dedicada a la seguridad hasta ese momento, se embarcó en Bebés y Signos, una plataforma web dedicada a la enseñanza de otra forma de comunicación con los bebés.

Bebés y Signos

Mira quién habla

Fundador: Noelia Martín, directora de segurida, 34 años

Estado: En desarrollo.

Localización: Salamanca.

Ámbito: Educación.

Idea: Plataforma.

Web: https://www.bebesysignos.com

Martín cuenta cómo se dio cuenta de que no podía esperar a que el niño tuviese tres o cuatro años para que pudiese expresar lo que le ocurría. En menos de dos días aprendió 100 y comenzó a enseñárselos a su bebé (hoy el niño ya tiene cinco años), que en algo menos de dos meses ya hacía 50 signos. "Pasó de ser un crío que lloraba constantemente a no llorar nada". Perdió la cuenta una vez que el niño ya había aprendido 250. "Cuando empiezan a adquirir el habla ya no los necesitan, esto es un puente para ese periodo en el que todavía no lo hacen y puede empezar a enseñarse a partir de los seis meses, que es cuando empiezan a sentarse solos, a tener visión horizontal y a coger cosas con las manos".

Esto, cuenta, no es ninguna novedad: "En Estados Unidos lleva poniéndose en práctica desde 1980". Martín comenzó siendo instructora en Cinco Deditos, un campus para bebés en el que se enseña inglés, signos y se juega a la vez que se crece. "Allí nos dejaron volar y vi la oportunidad de dedicarme a lo que me pedía el cuerpo, que era seguir ayudando a las familias a través de los cursos presenciales que hacía, veía cómo les cambiaba la vida porque entendían a su bebé".

Martín ahora tiene visión internacional para su proyecto: "Tiene un nivel inmenso y global a nivel social". Y asegura que, además del propio lenguaje de signos, este método tiene un gran potencial para enseñar otros idiomas. "He visto que los signos hacen de traductor simultáneo. Cuando les hablas tienen que procesar, pero al usar los signos, lo entienden a la primera y lo aúnan a la primera". Explica que ya lo ha comprobado con el inglés, pero que también le ha sucedido con algunas familias a las que ha dado cursos en Cataluña y País Vasco con sus respectivas lenguas. 

Su proyecto, la plataforma web, que está ahora en desarrollo, se completará con otra serie de actividades: cursos presenciales, talleres, un libro ilustrado, una aplicación móvil, un robot e, incluso, una serie de dibujos animados. "Son muchas cosas, que irán llegando poco a poco".

Más información