Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas neonazis en Charlottesville

Grande ha sido mi sorpresa al leer este domingo que las protestas neonazis en Charlottesville se deben a la retirada de una estatua de Robert E. Lee, reconocido caballero y valedor de los derechos de los esclavos en los Estados sureños. Me apena, o quizás me consuele, comprobar que el español no es el único pueblo que practica la amnesia histórica para con sus propios ciudadanos, y me entristece ver cómo la memoria de este personaje, llorado por sus enemigos en su tiempo, es utilizada para dar rienda suelta a uno de los peores miedos que espolea hoy día nuestra sociedad, la xenofobia. Él, de haber podido, probablemente habría rechazado tales defensores.— José Antonio Tarifa Cabrera. Adra (Almería).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.