Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toneladas de ruedas

El uso masivo de la bicicleta en China convierte este medio de transporte en el más utilizado en el mundo

Bicicletas de alquiler aparcadas en un distrito de Pekín. Ver fotogalería
Bicicletas de alquiler aparcadas en un distrito de Pekín. EFE

Un alud de bicicletas de alquiler invade las calles de China. El secreto de su popularidad está en su precio y disponibilidad. Media hora de uso cuesta un yuan (unos 13 céntimos de euro), y para poder utilizarlas basta con descargarse una aplicación con la que se abre el candado tras escanear un código QR impreso en el manillar. Cuando se termina el recorrido, se paga a través del teléfono. No hace falta dejarlas en un aparcamiento concreto, ya que cuentan con un GPS para que el siguiente usuario las localice.

Esta fiebre por los velocípedos de alquiler se ha convertido en un quebradero de cabeza para la gestión urbana de las grandes urbes del gigante asiático. Las dos empresas privadas que concentran el mayor número de bicis, Mobike y Ofo, suman unos diez millones de vehículos desplegados y decenas de millones de usuarios. En algunas calles de ciudades como Pekín los transeúntes tienen que caminar sorteando las bicis que, aparcadas en plena acera, conforman laberintos multicolores sobre ruedas que alteran el ya de por sí congestionado trazado urbano. Además, centenares de miles son robadas o abandonadas al estropearse en improvisados cementerios de dos ruedas.

El uso masivo de este vehículo en China, con una población de 1.380 millones de personas, es uno de los motivos que sitúa a este medio de transporte como el más utilizado del mundo. Históricamente, la bici se ha asociado a la pobreza, a la falta de recursos para desplazarse en un medio que no implique tracción humana. Sin embargo, en numerosos países como en España, desplazarse sobre dos ruedas está en la actualidad de moda. Se relaciona con un estilo de vida alternativo, sostenible y moderno. Y ayuda el impulso que se le ha dado en ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla.

Este año, se han cumplido dos siglos de la invención de la bicicleta. El barón alemán Karl von Drais es considerado padre del ingenio, al que bautizó como “máquina corredora”, aunque hay quien cuestiona que él fuese el pionero. De lo que no hay duda es de que la bici se adapta a los nuevos tiempos y rueda sin frenos hacia el futuro.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.