Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toros

A raíz de la decisión del Gobierno balear de prohibir las corridas de toros, con los votos de socialistas, izquierda ecosoberanista de MES y Podemos, las comunidades autónomas deberían seguir el ejemplo del Parlamento balear de prohibir la muerte del animal en la plaza.

Hace cuatro años, las Cortes Generales aprobaron la ley que regulaba la tauromaquia como “patrimonio cultural de todos los españoles”; debería haber sido de “algunos españoles” y no de todos, puesto que no todos la compartimos. La tauromaquia no es cultura, la cultura es otra cosa: desarrollarnos como personas, cultivarnos por medio de la lectura, la escritura, la ciencia, compartir experiencias, etcétera.

Me uno a las voces que proclaman que “la tortura no es cultura” y, por tanto, a la decisión tomada por el Gobierno balear. Que pronto se lleve a la práctica.— Eduardo González Ruiz-Cuevas. Alcobendas (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.