Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tampoco en mi nombre

La decisión del Consejo de Gobierno de la UB aprobando dar apoyo al Pacto Nacional por el Referéndum ha convertido a la Universidad de Barcelona en un instrumento más al servicio de los intereses políticos. Resulta desolador que el voto de unos cuantos, a instancias de la iniciativa de un puñado aún menor de personas, haya secuestrado una institución académica y de carácter público con casi 70.000 miembros. Pero es aún peor contemplar el despiste, la superficialidad, el oportunismo o quizás el miedo que muestran nuestros representantes académicos aceptando este tipo de envites. El servilismo político o la instrumentalización de la ciencia acabarán consiguiendo que nuestras universidades se deslicen suavemente hacia la irrelevancia social. Como profesor de la Universidad de Barcelona, secundo totalmente lo expresado en EL PAÍS por Pere Vilanova. Tampoco en mi nombre.— Francisco del Río Sánchez. Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.