Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía y los pantanos

Después de que en el mes de abril no cayera ni una gota y de las temperaturas tan altas que hemos estado sufriendo durante el mes de junio, todo el mundo está muy preocupado por la falta de agua. El problema es que la mayoría de la gente ve con malos ojos lo de ahorrar agua o que se restrinjan las horas en las que se puede disponer de la misma. También se ve mal (los políticos, sobre todo) tener los parques de un color que no sea verde intenso. La mayoría de la gente empieza a hablar de construir nuevos pantanos para atajar el problema. Muy pocos hablan de la imperiosa necesidad de restringir el consumo o hacerlo de forma más razonable. Si hay una sequía como la de este año, y todo apunta a que habrá más y más severas (consecuencia del cambio climático), y se construye un nuevo pantano cerca del lugar donde antes había otro, lo que ocurrirá es que en vez de tener un pantano vacío, tendremos dos.— Alberto Rincón Herranz. Segovia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.