Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monta un observatorio de aves con los niños en casa

Con sencillos materiales como botellas de plástico o tablas, podemos lograr la visita de pajarillos silvestres como gorriones, mirlos o carboneros

Monta un observatorio de aves con los niños en casa
Getty Images

Conseguir que los niños adquieran conocimientos sobre las aves a través de su observación y cuidar la fauna alada son dos objetivos que se pueden lograr con el montaje artesanal de unos comederos y bebederos para pájaros en el jardín o la terraza de casa. Con sencillos materiales como botellas de plástico o tablas, podemos lograr la visita de pajarillos silvestres como gorriones, mirlos o carboneros. La ubicación correcta de la comida y el agua, así como un alimento adecuado son las claves para que los pájaros acudan y los niños puedan contemplar y conocer aves que están muy cerca de nosotros, pero que a menudo nos pasan desapercibidas, así como desarrollar la educación ambiental o la capacidad de observación de los más pequeños a través de la experiencia directa de su contemplación.

Reciclar materiales para que las aves coman y beban

El montaje y colocación de los comederos y bebederos de aves en el jardín, ventana o terraza de casa puede resultar un momento ameno para hacer manualidades con los niños. Se puede fabricar desde el comedero más elaborado, similar a una pequeña casita de madera, al más sencillo compuesto por una rejilla cilíndrica cerrada con una tapa por ambos extremos, donde el pájaro introduce el pico para comer las semillas o una botella de agua de plástico con varios agujeros en su base y atravesada por un palo que sirva para posarse al ave mientras come (en ambos casos con una cuerda en el extremo para poder colgarlos de lugares como las ramas de los árboles).

Lo aconsejable es colocar los comederos y bebederos para aves en otoño o invierno ya que es la época de más escasez para la fauna alada. Pero cuando hace mucho calor y escasea el agua, los pájaros necesitan lugares donde hidratarse y refrescarse. Así que se puede “instalar un pequeño estanque o recipiente amplio con agua que no sea de cristal ni de plástico, en la terraza, el balcón, la ventana o el jardín de casa”, recomienda Iratxe Amador, responsable del área de educación ambiental de la Sociedad Española de Ornitología (SEO).

Lugar donde colocar los comederos y bebederos de los pájaros

Los recipientes de comida y agua para las aves se colocan en nuestras propiedades privadas, como en el jardín, la terraza, la ventana o bien en el patio del colegio, pero no en lugares públicos como el parque o un espacio protegido.

La ubicación correcta de los comederos y bebederos evita que las aves que acuden a ellos sufran ataques de perros o gatos. “Los lugares altos, como los árboles, tranquilos y apartados son los idóneos para que los pajarillos acudan a comer. Algo que ocurrirá pasado un tiempo, cuando las aves tengan localizado el alimento y cojan confianza para acercarse”, explica Raúl Alonso, director del Centro de Recuperación de Rapaces Nocturnas Brinzal, que recomienda colocar el agua en un recipiente de cerámica (similar al plato que sirve de base a las macetas); en un lugar tranquilo donde tenga suficiente base y soporte para que no se mueva o caiga cuando acudan las aves y limpiarlo con regularidad para evitar que acumule heces, que puedan propiciar el contagio de enfermedades entre los pájaros.

Cuál es el alimento adecuado para que las aves acudan y estén sanas

Una dieta adecuada evita que los pájaros silvestres enfermen y preserva su salud. La comida puede estar compuesta de semillas y frutos secos sin sal. Algunas otras propuestas para preparar con los niños consisten en aprovechar las sobras que hay en casa:

  • Pan desmenuzado y humedecido.
  • Arroz cocido, con o sin cáscara.
  • Papillas de avena seca.
  • Las grasas suponen un aporte extra de energía que las aves necesitan en invierno. Se puede colocar grasa de cerdo o pipas negras crudas sin sal.
  • Cortezas de bacón cortadas finas y con poca sal.
  • Queso rallado, muy apreciado por los petirrojos.
  • Patatas hervidas, asadas o machacadas frías.
  • Frutas secas, como uvas o ciruelas, un menú que atrae sobre todo a los mirlos, zorzales y petirrojos.
  • Las manzanas, incluso aunque estén muy maduras, también resultan una buena opción para atraer a las aves silvestres.

Cómo fomentar la vena científica de los niños 

Montar un observatorio de fauna alada en casa resulta una oportunidad para que los niños aprendan de manera divertida cómo utilizar el método científico a través del uso de un cuaderno de campo, donde puedan apuntar los horarios de visitas de las aves a los comederos y bebederos, describan cómo son estas especies y recojan apuntes sobre su comportamiento. La faceta artística también se puede fomentar en los niños al dibujar los pájaros que acuden a los puntos de avituallamiento que tienen en casa.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información