Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Anonimato

Antes la gente se desfogaba en los espectáculos públicos o a través de la ventanilla del coche pero hoy sobre todo lo hace a través de Internet

© GETTY IMAGES

La misma persona que a la puerta del bar o del portal te cede el paso educadamente, incluso insiste en su ofrecimiento cuando tú se lo cedes a él a tu vez, en cuanto se suba al coche te pisará las ruedas del tuyo con tal de adelantarte en la salida o de pasar el primero cuando se abra el semáforo ¿Qué es lo que ha cambiado en él? El anonimato, esa despersonalización que producen el coche o la masa humana y que hace que todos y cada uno de nosotros nos manifestemos tal como somos. Fulanito es muy tranquilo pero en el campo de fútbol se transforma, se suele decir invirtiendo los términos de la oración, que son: Fulanito es un energúmeno pero cuando está en sociedad se controla.

La invención de Internet y de las redes sociales ha potenciado esa despersonalización y nos ha permitido conocer hasta qué punto estamos rodeados de indeseables y de psicópatas; también de gente normal, eso es cierto. Amparado en el anonimato de Internet y a salvo prácticamente de represalias (sólo en casos muy extremos la policía interviene), cualquier indocumentado puede insultar a diestro y siniestro, tenga motivos para ello o no y sepa o no de lo que está hablando. Da igual que el tema sea la política que el fútbol, el periodismo que los toros, cualquiera se siente capacitado para insultar al vecino o para difamarlo gratuitamente. La saña que uno advierte en muchos de ellos, el odio que destila su manera de escribir y de ofender, la agresividad de muchos de los comentarios que lee le hacen pensar a uno que está rodeado de delincuentes y de asesinos dispuestos a darle dos tiros al prójimo.

No es así seguramente (perro que mucho ladra no muerde, dice el refrán), pero a uno no deja de producirle desasosiego saber que está conviviendo con un montón de psicópatas que, amparados en el anonimato de Internet, se muestran tal como son, esto es, como indeseables. A veces, en la noche, paseando por el barrio o aterrizando en un aeropuerto y viendo desde la calle o desde la ventanilla del avión las luces de la ciudad en que vive o en la que aterriza, uno imagina que detrás de muchas de ellas hay seres anónimos destilando su odio y su frustración como la miel las abejas y le dan ganas de salir huyendo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Antes la gente se desfogaba en los espectáculos públicos o a través de la ventanilla del coche con los demás, pero hoy sobre todo lo hace desde la soledad de sus casas y habitaciones, a través de Internet. Y los insultos, por más que no sean audibles, ponen la piel de gallina.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS