Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dani Rovira se deshace en explicaciones por sus ‘tuits’ sobre un anuncio de lencería

Tras ser criticado por sus comentarios, el actor reflexiona sobre el machismo

Dani Rovira
Dani Rovira, en la pasada gala de los premios Goya. Cordon Press

Dani Rovira vuelve a pedir perdón. Aunque ya se había disculpado por haber tuiteado: "Atención, hombres de España, no miréis las marquesinas en estos días. No vaya a ser que unas fotos de 'Intimissimi' os tachen de machistas", un mensaje por el que fue "tendencia" en las redes sociales y tildado de machista y poco gracioso. El actor y monologuista ha escrito un largo mensaje en Instagram en el que no solo "vuelve a asumir el error de no haber sabido expresar bien la ironía de mi planteamiento", sino que también asegura que se "siente un poco menos libre de unos años a esta parte".

La publicación en la red, donde Dani Rovira acumula unos 900.000 seguidores, tiene la publicidad de la modelo Irina Shayk en la marquesina. El post alcanzó más de 18.000 'me gusta' en menos de una hora y en él Rovira cuenta en dónde vio la publicidad y qué fue lo que le pasó por la mente. "Una marquesina cerca de mi casa. Ayer terminé de correr y de vuelta, me quedé observándola. Esperando el bus, tres personas. Una de ellas, hombre, la miraba como hipnotizado, la segunda lo hizo solo durante un instante, el tiempo justo en el que su pareja la reprendió. (Pareja que, por cierto, también miraba). Me dio qué pensar. Obviamente, la belleza y la sexualidad que derrochaba aquella mujer (su foto, concretamente) era indudable. Cuerpo perfecto, cara divina, pechos preciosos, ojazos y obviamente, un sujetador muy bonito", arranca el texto.

Una publicación compartida de @danirovira el

"Suelo ser persona susceptible de muchas luchas y conflictos internos. He crecido en una sociedad machista y obviamente formo parte del "género opresor", no me puedo arrancar el pene por mucho que quiera también una sociedad de igualdad. Pero no quise sentirme ni sucio, ni machista, ni opresor, ni infiel, ni depravado por admirar la belleza de semejante persona. Y ahí puse mi debate interno. ¿Es machista la marca?, ¿la modelo?, ¿el hombre o mujer que la mira? ¿La mujer que lo compra? ¿El director de casting que marca un umbral de belleza elevadísimo? ¿Yo por pararme a verla? ¿Todos? ¿Ninguno? Tengo mil dudas sobre los pequeños gestos, acciones y palabras que puedan ser micro, medio o macro machismos. (Incoherencias y dudas que señaló muy bien mi querida Leticia Dolera en un artículo después de los Goya). ¿Puede lucharse contra el machismo si eres hombre? ¿Contra la pobreza si eres rico? ¿Contra el racismo si eres blanco? Por las respuestas de la sociedad, no lo tengo tan claro", se cuestiona el actor.

Y remata: "Vuelvo a asumir el error de no haber sabido expresar bien la ironía de mi planteamiento. De hacer una pequeña broma sobre lo que es y no es machismo. Sobre dónde colocar los umbrales. O simplemente el error de no haberme metido el tuit por el "ojal". Es la segunda vez que públicamente me han linchado por intentar "con cierta creatividad y humor" defender la igualdad entre sexos. Y me da pena. Porque, sinceramente, me siento un poco menos libre de unos años a esta parte. La cosa es que siempre lo fui, pero lo sabía menos gente. Yo pienso seguir luchando a vuestro lado.."

No es la primera vez que Dani Rovira tiene problemas en la Red. Tras presentar la 30ª gala de los Goya, la primera vez que aceptaba ejercer como conductor de la gala del cine español, fue objeto de un aluvión de críticas lo que le llevó a escribir en su cuenta de Twitter: "He de decir que no me ha merecido la pena". Poco después dejó su cuenta por una temporada.

En 2015, también protagonizó otra polémica, esta vez contra los fotógrafos que le perseguían. "Señores paparazzi, no me agradáis, no comparto vuestra profesión, no queráis gustarme, no os justifiquéis ante mí, no soy vuestro amigo”, escribió en su cuenta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información