Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jimmy Kimmel habla de la operación a corazón abierto de su hijo

“Si tu bebé está a punto de morir el dinero no tendría por qué ser un factor determinante", el presentador defiende el sistema sanitario de EE UU

Jimmy Kimmel, durante la pasada entrega de los Oscar.
Jimmy Kimmel, durante la pasada entrega de los Oscar.

El programa de Jimmy Kimmel no se emitió la semana pasada. Ni la cadena ni su presentador dieron señales de vida. Los fans no sabían qué estaba ocurriendo, pero este lunes el anfitrión del show ha explicado que su esposa, Molly McNearney, dio a luz el pasado 21 de abril a su segundo hijo, Billy. Sin embargo, lo que se esperaba como un parto normal se complicó con el nacimiento del pequeño. Según relató entre lágrimas, su bebé nació con algunos problemas cardiacos y tuvo que ser intervenido de urgencia. Al pequeño lo sometieron a una operación a corazón abierto.

El cómico, de 49 años, explicó que los médicos notaron que el corazón de Billy no estaba recibiendo suficiente oxígeno como para que funcionara con normalidad. Durante el emotivo monólogo, Kimmel aprovechó para poner el dedo sobre un asunto que, desde la llegada de Donald Trump al poder, ha generado debate: el sistema de salud público estadounidense.

“Si tu bebé está a punto de morir, y no debería de suceder, el dinero no tendría por qué ser un factor determinante. Creo que no debe importar entre si se es republicano o demócrata o cualquier otra cosa, todos estamos de acuerdo con que no se debe arriesgar la vida del bebé", expresó Kimmel. “Esto no se trata de fútbol americano”, y añadió: “No son equipos que se enfrentan. Nosotros somos un equipo, es el equipo de Estados Unidos. No permitamos que peleas partidistas dividan las opiniones que cualquier persona decente querría”, puntualizó.

Kimmel también invitó a los televidentes a donar al Children's Hospital de Los Ángeles (EE UU) para ayudar a todas aquellas familias que no pueden permitirse pagar una intervención de urgencia para salvar la vida de sus hijos.

Tras el susto, el presentador aseguró que su bebé se encuentra mejor y está recuperándose en casa. Agradeció el cariño de todos sus amigos y compañeros de trabajo que estuvieron atentos a todo el proceso y contó que hasta sus amigos más ateos “estuvieron rezando” para que el pequeño se mejorara. “Incluso Matt Damon envió flores”, dijo haciendo referencia a la supuesta enemistad, que es falsa, que existe entre ambos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >