_
_
_
_
_

Sony rompe lazos con Dr. Luke en medio de su batalla legal con Kesha

El productor ha dejado de ser el consejero delegado de Kemosabe Records, perteneciente a la compañía, y ya no tiene autoridad para actuar en su nombre

Dr. Luke y Kesha en abril de 2011.
Dr. Luke y Kesha en abril de 2011.cordon press

Sony Music se ha distanciado de Dr. Luke —cuyo nombre real es Lukasz Gottwald—, el productor musical que ha generado docenas de éxitos de estrellas como Kelly Clarkson, Avril Lavigne y Miley Cyrus. El estadounidense, de 43 años, ha dejado de ser el consejero delegado de Kemosabe Records, que pertenece a la discográfica, según informa The Hollywood Reporter. Con este sello es con el que trabajaba la cantante Kesha, quien está tratando de librarse de su contrato con el productor, al que acusa de abusos.

Más información
Kesha publica emails en los que Dr. Luke la critica por su peso
Dr. Luke presenta una nueva demanda por difamación contra Kesha
Kesha pide una orden para que su historial médico sea privado

Según el medio estadounidense, la compañía ha asegurado que el productor musical ya no tiene autoridad para actuar en su nombre y han retirado un apartado dedicado a Dr. Luke de su página web oficial. Aunque varios medios estadounidenses apuntan a que las relaciones entre Dr. Luke y Sony no se han roto del todo, pues aún hay contratos de producción vigentes. Lo que no se sabe es cómo va a afectar esto al litigio que mantienen Dr. Luke y la artista.

Juntos, Sony y Dr. Luke, fundaron Kemosabe Records en 2011, después de que el exmúsico del programa de televisión Saturday Night Live consiguiera una gran fama con canciones como Since U Been Gone, de Kelly Clarkson, y I Kissed a Girl, de Katy Perry. Sin embargo, su buen nombre en la industria musical se vio empañado en 2014, cuando la cantante Kesha le acusó de abuso físico y emocional. Además, ella también aseguró en sus demandas que el productor musical había ejercido un "control sofocante" sobre su vida durante una década y que la había insultado por su aspecto físico. 

Un juez de Nueva York rechazó un intento judicial de Kesha para poder trabajar lejos de los tentáculos de Dr. Luke, luego negó que se tratara de un "crimen de odio" y más tarde tiró por tierra una contrademanda alegando un incumplimiento de contrato y la obligaba a seguir trabajando con él. Sin embargo, la semana pasada Kesha interpuso una petición para que en Nueva York se aplicara, como en California, un límite de siete años para los contratos de servicios personales. Es decir, que la intérprete no se rinde en su empeño por alejarse del productor

Esta ruptura entre Sony y Dr. Luke podría significar una victoria para el movimiento #FreeKesha, pero la cantante se enfrenta a dos problemas. Primero, en sus propios papeles, presentados en el juzgado, afirmó que la relación entre la compañía y el productor estaba a punto de terminar y alertó al juez de que ella tampoco tendría compromiso con Sony, haciendo que su situación fuera peor. Segundo, la denuncia que le interpuso Dr. Luke por difamación —pues siempre ha negado todas las acusaciones— todavía está pendiente y, antes de que tenga lugar el juicio, sus abogados siguen tratando de recabar pruebas sobre cómo las demandas de Kesha le ha traído problemas laborales. Y esta última noticia, conocida esta semana, podría formar parte de este segundo caso. 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_