Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las otras ‘Casas Blancas’

De la casa de campo de Roosevelt al rancho de Bush; Trump no es el primer presidente de EE UU que usa una residencia personal para recibir a líderes de otros países

Mar-a-Lago, la residencia de Trump en Florida en la que ha recibido a Xi Jinping.

La primera vez que un rey británico pisó territorio de EE UU, ya era un país libre. Su presidente era Franklin D. Roosevelt y alojó a Jorge VI en su residencia privada de Hyde Park (Nueva York). Muchos de los sucesores del líder que sacó a EE UU de la Gran Depresión siguieron recibiendo a líderes extranjeros en sus residencias personales.

La tradición ha llegado hasta Trump, que acaba de recibir en Mar-a-Lago a Xi Jinping, el presidente de China. El lujoso resort de Florida, propiedad del presidente, ya acogió la visita del primer ministro japonés, Shinzo Abe. Allí improvisó junto a Trump un gabinete de crisis tras ser informados ambos del último ensayo nuclear de Corea del Norte.

No era la primera vez que en uno de estos encuentros bilaterales en las otras casas blancas se tomaba una decisión de impacto internacional. George W. Bush recibió a José María Aznar en su rancho de Crawford (Texas) tres semanas antes de invadir Irak en 2003. Años después, se hizo famosa su imagen pescando junto a Vladímir Putin en la casa de su padre, también expresidente, en Kennebunkport.

Más información