Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La importancia de llamarse…

De nuevo, la polémica de los nombres, ahora con el del hospital Infanta Cristina. Nunca entendí ese culto a la personalidad y a que se den nombres de personas a espacios públicos por el único hecho de que son hijos de reyes. Que Mariano Barbacid, prestigioso investigador bioquímico; Rafael Matesanz, promotor de la Organización Nacional de Trasplantes, o Enrique Moreno, autoridad mundial en cirugía y trasplantes, y son solo tres ejemplos, no sean dignos de que centros médicos de referencia lleven su nombre nos debe llevar a la reflexión y a hacer mejor las cosas.— Dionisio Rodríguez Castro. Villaviciosa de Odón (Madrid).

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.