Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Horror en Libia

Traficantes de seres humanos, milicianos y militares, migrantes y refugiados han ocupado Libia. Estos últimos sueñan con alcanzar Europa. El precio para conseguirlo es la vida. Miles de mujeres y niños han sido violados. Buena parte de los adultos serán explotados laboralmente o morirán en el mar. Este es el resultado de invasiones militares erróneas, decisiones económicas injustas y medidas políticas cortoplacistas. ¿Cuándo empezará Occidente a pensar en serio en estas personas?— Domingo Martínez Madrid. Baños de Valdearados (Burgos).

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.