Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ANATXU ZABALBEASCOA

Koolhaas llega a Dubái

El arquitecto holandés y su estudio OMA firman su primer edificio en el Golfo Pérsico recuperando una nave industrial y aplicando un acabado que lidia con el polvo y el calor de la zona

Koolhaas llega a Dubái

Concrete (Hormigón) se llama el nuevo centro multifuncional que el estudio de Róterdam OMA ha construido en la zona de Alserkal Avenue, el llamado distrito cultural de Dubái.

Desde hace una década, ese barrio de almacenes se ha transformado en la zona que más galerías de arte concentra en la ciudad. El nuevo edificio –un espacio abierto de 1.250 metros cuadrados y ocho metros de altura- es un inmueble-comodín, un espacio adaptable a cualquier demanda: exposiciones, desfiles de moda, conciertos, presentaciones o congresos.

Koolhaas llega a Dubái

 Koolhaas, que trabajó con los jefes de proyecto Lyad Alasker y Kaveh Dabiri, ha declarado que le interesaba más lograr un nuevo uso que una nueva forma. Eso es Concrete, un espacio flexible con un interior en perpetua definición. Pertrechado por puertas correderas y una fachada de policarbonato, el centro tiene un interior flexible que puede recortarse con puertas pivotantes o sumarse para formar un único recinto. Todas las instalaciones están ubicadas en la cubierta. El techo alberga también claraboyas, finos cortes de luz coincidiendo con las puertas.

Fachada trasera del Edificio Concrete de OMA en Dubái.
Fachada trasera del Edificio Concrete de OMA en Dubái.

La fachada de policarbonato está cerrada por una puerta corredera que se extiende por toda la altura del edificio: ocho metros. El policarbonato deja pasar la luz. La fachada trasera en cambio, protege del calor. Lo hace reutilizando la construcción existente cubierta de una mezcla de hormigón, vidrio y azogue que genera una textura rugosa capaz de afrontar sin apenas mantenimiento las duras condiciones de la ciudad. El ingenioso acabado lidia con el polvo, el viento y el calor del desierto mucho mejor que cualquiera de los muros cortina que centellean por toda la capital.

 

Tal vez por eso, el promotor del edificio, Vilma Jurkute, declaró durante la inauguración del mismo, que “el diálogo por la evolución de la arquitectura ha empezado”. Cuestionar el ubicuo muro cortina ciertamente parece una idea tan elemental como buena. Permaneceremos atentos a esa evolución.