La última trasformación de Pamela Anderson

La vigilante de la playa se somete una rotunda operación estética a los 49 años

Pamela Anderson en la Gala de Sean Penn este año. Y en junio de 2016.
Pamela Anderson en la Gala de Sean Penn este año. Y en junio de 2016.FilmMagic /cordon press

Pamela Anderson ha comenzado el año con un aspecto renovado. La que un día fue la vigilante de la playa más famosa ha vuelto a recurrir a la cirugía estética a los 49 años. La actriz se presentó renovada en una cita solidaria por Haití organizada por Sean Penn.

Más información
Renée Zellweger y otras famosas que hablan de sus cirugías
La enésima transformación de Mickey Rourke
Pamela Anderson visita otra vez a Julian Assange

De esta manera Anderson se suma al club de Renée Zellweger, que decidió cambiar drásticamente su aspecto lo que levantó una polémica sobre el uso de la cirugía estética. En una carta publicada, la actriz se lamentó de que la sociedad siga hablando sobre el cuerpo de las mujeres. “No es que le importe a nadie, pero decidí cambiar mi cara y operarme los ojos. Este hecho no es relevante para nadie, pero que la mera posibilidad fuera discutida por los periodistas serios y se convirtiera en tema de conversación generalizada es una desconcertante ilustración de la confusión entre noticias/entretenimiento y la fijación social por lo físico”. Anderson, sin embargo, no ha hablado de sus cambios físicos que vive con naturalidad.

Intérpretes como Kate Winslet, Meryl Streep, Emma Thompson o Jodie Foster se han mostrado, en cambio, contrarias a la cirugía como método para alargar sus carreras profesionales. “Prefiero que digan ‘esa chica tiene una nariz fea’ a que comenten ‘a esa chica le han dejado fatal la nariz”, declaraba esta última en una ocasión. Incluso Nicole Kidman ha lamentado en alguna ocasión haber abusado del bótox.

Pamela Anderson y su hijo Brandon Lee.
Pamela Anderson y su hijo Brandon Lee.Jon Kopaloff (FilmMagic)

Anderson, el pasado año cuando se anunció el rodaje de la película inspirada en la serie que le dio la fama, no tardó en desmarcarse del proyecto. No obstante, después accedió a aparecer brevemente en la cinta, cuyo estreno llegará en 2017. "Echo de menos Los vigilantes de la playa, fue el mejor trabajo del mundo", recuerda. "Al principio me ofrecieron hacer un cameo en la película como favor. Y favores ya hago, pero solo por los animales. Al final, entendieron que tenían que pagarme", confesó.

Las últimas veces que se ha dejado ver ha sido en Londres donde acude a visitar a Julian Assange, del que dice ser amiga. "Dice que lo torturé llevándole comida vegana, así que hoy le traigo otras cosas", explicó la actriz la última vez que acudió a verle. Anderson sigue esta dieta desde hace varios años.

Un representante de Assange ha relatado a la revista estadounidense People que la actriz le ha visitado ya varias veces. "Le gusta hacerle sonreír. Ella está preocupada por su bienestar, y cree que no ha cometido ningún crimen, sino que ha sido tratado cruel e injustamente", explicó.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS