Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El avance del caracol

Los consejos de administración de las macroempresas españolas cierran 2016 con dos administradoras más que el año anterior

Melanie Griffith en 'Armas de mujer'. Ampliar foto
Melanie Griffith en 'Armas de mujer'.

Los consejos de administración de las mayores empresas españolas se van feminizando poco a poco. En un avance que es tan lento como un caracol, pero seguro. Lástima que la variación en la composición del indicador bursátil de referencia, el Ibex 35, haya lastrado esta mejora durante 2016.

Arranca el año nuevo con 92 mujeres en los órganos rectores de las 35 compañías más grandes del país en vez de con 90, la cifra con que se inició 2016, según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Aunque el cómputo sería distinto si las constructoras FCC, OHL y Sacyr, a las que les ha costado tiempo hacer un hueco a administradoras en sus consejos, continuasen fluctuando en el Ibex. Entre las tres sumaban 9 mujeres. Sin embargo, las compañías que han sustituido a esas firmas en el selectivo bursátil, Cellnex, Viscofan y Meliá, únicamente tienen tres consejeras (Meliá 2 y Viscofan 1).

Es más, si el pasado mes de marzo Técnicas Reunidas dejaba de ser la única empresa del Ibex sin presencia femenina en su máximo órgano de decisión, con el nombramiento de Petra Mateos; la entrada de Cellnex en el indicador hace que se repita la escena. A Cellnex deberían salirle los colores siendo la única de las 35 mayores empresas españolas sin mujeres en su consejo de administración, ya que las compañías más grandes son las que dan ejemplo al resto. Y ello a pesar de que su accionista de referencia, Abertis, tenga desde 2016 una de las salas de juntas más nutridas de mujeres del Ibex, con seis administradoras. Seguramente el operador de infraestructuras de telecomunicaciones no se ha preparado desde el punto de vista de gobierno corporativo para fluctuar entre los gigantes bursátiles españoles, indican fuentes del sector.

Si no tuviéramos en cuenta los cambios que se produjeron en junio y en agosto en el indicador de referencia de la Bolsa española, la presencia femenina en la administración de las macrocompañías habría mejorado con más intensidad. Quizás no tanto como en 2015 (hubo 12 incorporaciones) pero igual o más que en los tres años anteriores, en los que los nombramientos de mujeres se han sucedido con mayor asiduidad.

El pasado año muchos gigantes empresariales renovaron sus consejos con mujeres. Además de las citadas Técnicas Reunidas y Abertis (donde entraron Sandra Lagumina y Marina Serrano), Acerinox contrató a Laura Abasolo, Banco Popular a Reyes Calderón, Gas Natural a Helena Herrero, Banco Santander a Homaira Akbari, Telefónica a Sabina Fluxá y Merlin Properties dio entrada en su órgano decisor a Francisca Ortega y Pilar Cavero.

Ramón Gómez de Olea, director general del cazatalentos Russell Reynolds en España, constata esta gran actividad, y la achaca a que “hay una disciplina de cumplir con el requerimiento normativo. Además, las firmas del Ibex son muy serias y buscan que sus consejeras sean profesionales y aporten las competencias que dejan vacantes los administradores que terminan sus mandatos”, sostiene.

Aunque esos no fueron los únicos movimientos. CaixaBank acogió a Koro Usarraga mientras Eva Aurín y María Dolors Llobet abandonaban su consejo de administración. En Dia salía Rosalía Portela y entraba María Garaña mientras que en Gamesa Gema Góngora era sustituida por Gloria Hernández, en Inditex Irene Ruth Miller dejaba paso a Denise Kingsmill y en Meliá era Carina Szpilka quien relevaba a Amparo Moraleda en el cargo.

Solo CaixaBank, AENA y Red Eléctrica Española han perdido una consejera durante el año pasado.

Mucha actividad, como puede apreciarse, para tratarse de un solo ejercicio. De hecho, si las macroempresas que componen el Ibex continuasen como a finales de 2015, el pasado año la presencia femenina en los consejos habría pasado de 92 a 99 administradoras. El informe de IESE y Atrevia sobre la igualdad de género en los órganos rectores de las empresas aseguraba hace casi un año que el avance del peso de la mujer del 10,56% de 2010 al 19,83% de febrero de 2016 es muy significativo, en ese periodo la presencia femenina ha crecido un 71%.

Cellnex es la única compañía del Ibex 35 sin presencia femenina en su órgano de decisión

Pese a todo, sigue por debajo de la media europea y es un incremento raquítico si se pone en perspectiva: en 10 años se ha pasado de 26 a 99 consejeras.

El avance de la mujer en los puestos de poder es demasiado lento y un tanto tramposo si se tiene en cuenta que los consejos de administración han reducido su número de miembros y, por ello, el porcentaje de asientos ocupados por mujeres es superior, cercano al 20%”, explica Ana Bujaldón, presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (Fedepe). Bujaldón sí reconoce mayor preocupación en las grandes compañías cotizadas por la igualdad, aunque no se ven cambios sustanciales pese a ello, ni en España ni en Europa.

A la vista de este camino del caracol cada vez son más los foros en los que se habla de poner en marcha una ley de cuotas con carácter temporal. Incluso quienes hace una década no creían en la regulación obligatoria, ahora ya lo hacen. Son las conversas, dice Bujaldón, que creen que la norma es un mal menor, un sistema para conseguir un progreso más rápido, tal y como han demostrado recientemente Italia, Alemania y Francia.

Y es que ese 20% del total de los consejeros se queda todavía muy lejos del porcentaje del 30% que desde 2014 impone la Ley de Sociedades de Capital, que vació de contenido a la Ley de Igualdad, de 2007, más ambiciosa pues hablaba de un 40% de mujeres en los consejos de administración.

“Las mujeres hemos de encontrar la manera de tener protagonismo en una sociedad que ha cambiado, entre otras cosas porque es un 15% más rentable. Sodexo ha demostrado que los equipos equilibrados en género mejoran un 23% sus resultados y retienen un 12% más a los clientes”, explica Bujaldón.

Más información