Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tilda Swinton filtra sus ‘emails’ para zanjar una discusión racial

La actriz, que se pone en la piel de un personaje asiático en 'Doctor Strange', publica su correspondencia con la humorista Margaret Cho para que no se malinterpreten sus palabras

Tilda Swinton y, a la derecha, la también actriz Margaret Cho.
Tilda Swinton y, a la derecha, la también actriz Margaret Cho.

Tilda Swinton es de las que prefiere las cosas claras. Por eso la actriz escocesa de 56 años no ha tenido ningún reparo en filtrar a la prensa su correspondencia privada con la humorista Margaret Cho sobre diversidad racial en lugar de permitir que la intérprete asiática ofrezca una versión sesgada sobre ella. Ambas se enzarzaron en una discusión personal con motivo de la elección de Swinton como el Hechicero Supremo en el último éxito de los estudios Marvel, Doctor Strange.

Para Swinton, su papel es un triunfo para las mujeres, que nunca tienen este protagonismo en las grandes producciones de superhéroes y más cuando pasan de los 50 años. Sin embargo, el papel del Anciano fue concebido como un hombre tibetano de nacimiento y con rasgos asiáticos, algo que la actriz obviamente no cumple. De ahí que su trabajo haya sido criticado entre la comunidad asiática a la que Cho pertenece como un nuevo ejemplo del “blanqueo” que sigue vivo en Hollywood. “Una y otra vez nuestras historias están contadas por actores blancos y no sabemos cómo hacerle frente”, dice Cho en uno de sus emails. En su versión de los hechos, la humorista asegura que Swinton le pidió ayuda para aclarar su posición con la comunidad asiática. “Yo le dije... ‘puta, yo no les puedo decir nada. No tengo el teléfono amarillo”, argumentó Cho —conocida por el tono agresivo de su humor— recontando una historia en la que dijo se sintió “como una criada”.

Tilda Swinton, como el Hechicero Supremo en un fotograma de 'Doctor Strange'.
Tilda Swinton, como el Hechicero Supremo en un fotograma de 'Doctor Strange'.

La versión que se puede leer en los correos filtrados por Swinton a la revista Vulture es muy diferente, aunque la polémica sea real. Lejos de beligerante, el tono de las misivas es conciliador y de mutua admiración, al menos de boquilla. “El debate sobre la diversidad, que apoyo por completo, llegó a mi puerta con la película de Marvel Doctor Strange”, admite Swinton, una conocida activista social y de ideología progresista quien asegura en su primer mail no llegar a comprender la polémica generada por haber conseguido el papel. Si bien Cho le recuerda a la actriz el continuo “blanqueo” de las películas en Hollywood, cuando Swinton le pregunta qué se podría hacer para mejorar la situación, la humorista le sugiere a la ganadora del Oscar por Michael Clayton que ayude a producir más trabajos que incluyan la presencia de asiáticos. Una sugerencia a la que Swinton responde asegurando que está desarrollando un proyecto parcialmente coreano que cuenta con numerosos actores asiáticos.

Doctor Strange solo es uno de los últimos filmes que alimentan la polémica sobre la falta de diversidad racial en Hollywood. El hecho de que Scarlett Johansson esté al frente de Ghost in the Shell, historia que en el manga original protagoniza el sargento Motoko Kusanagi, ha dolido entre la comunidad asiática tanto como que Emma Stone interpretara en Aloha a Allison Ng, personaje mitad chino mitad hawaiano. “La idea de verme en el lado equivocado de este debate es una pesadilla”, reconoce Swinton en sus correos electrónicos.