Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubre al profesor al que sus alumnos no pueden engañar

El IE lanza WOW Room, un aula virtual única en Europa con pantalla gigante y reconocimiento facial de las emociones del alumno

Clase a través de WOW Room en el IE.

Hay un aula que puede medir en tiempo real el nivel de atención de los alumnos, su estado anímico o si el contenido que está presentando el profesor les aburre. "Es la clase del futuro y ya está aquí", cuenta Martin Boehm, decano de programas de IE Business School, la escuela de negocios que ha puesto en marcha la llamada WOW Room (siglas en inglés de Window on the World, ventana al mundo). Se llama así porque no es una clase al uso con sillas, mesas y una pizarra. Es una especie de plató televisivo con una pantalla digital gigante de 45 metros y visión 200 grados a la que 60 estudiantes se pueden conectar a la vez desde diferentes partes del mundo.

"Hay una teoría en psicología que sostiene que en distintas culturas, momentos históricos y grupos étnicos todos compartimos seis emociones básicas. Independientemente de dónde vivas o quién seas, el rostro expresa esos estados de la misma manera", explica Jolanta Golanowska, directora de Learning Innovation de IE. Para ello, la empresa tecnológica SyncRTC, con sede en Madrid y Silicon Valley, ha desarrollado un software que mide el estado anímico del estudiante basándose en 20 indicadores faciales. Felicidad, tristeza, sorpresa, enfado, miedo o rechazo. Esos son los estados que mide el software.

Esta aula virtual, la única de este tipo en Europa (el aula HBX Live de Harvard es lo que más se acerca), permite comprobar los baches de atención de los estudiantes e incluso compararlos con su rendimiento académico para ver, por ejemplo, si los que obtienen mejores resultados son los que prestan más atención en clase. "Lo que hacemos es poner el vídeo de la clase en una línea de tiempo y en la parte inferior los gráficos que muestran las emociones de los estudiantes durante los diferentes momentos", señala Golanowska.

La gran diferencia entre la clásica aula virtual y la WOW Room es el rol del profesor. Mientras en la primera se limita a estar sentado frente a su ordenador, con una capacidad de movimiento limitada, en este nuevo espacio el docente dispone de una plataforma rodeada de pantallas y de una cámara que sigue sus pasos. "De este modo la interacción es más eficaz, el docente puede transmitir su pasión de una forma más natural", apunta Martin Boehm. Según un estudio realizado por Coursera, plataforma de cursos online lanzada por la Universidad de Stanford en 2011, la eficacia del aprendizaje online depende, en gran medida, del carisma del profesor.

La eficacia del aprendizaje online depende, en gran medida, del carisma del profesor

A partir del próximo enero, WOW Room reproducirá situaciones reales en las que participarán 100 profesores y más de 1.000 alumnos de posgrado y MBA de 130 países durante el primer año. Los estudiantes, que se pueden conectar desde sus móviles o tabletas, tomarán decisiones bajo presión en tiempo real o se enfrentarán a crisis empresariales.

"Otra de las novedades del aula es que gracias a los gráficos de atención, los profesores pueden modificar el contenido de sus clases basándose en datos reales", añade Golanowska. Los tiempos de discursos soporíferos tienen los días contados.

Más información