Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo es posible que estos 20 peliculones acabaran en la basura?

El protagonista se lesiona, un actor ingresa en desintoxicación, peleas por el dinero... Razones para estar en la lista de las mejores películas que nunca se realizaron

Arriba, Arnold Schwarzenegger, Salvador Dalí, Esteso y Pajares, y los Beatles. Abajo, Harpo Marx, Richard Gere, y los directores Stanley Kubrick y Oliver Stone. Todos tenían apasionantes películas entre manos, pero acabaron frustradas.
Arriba, Arnold Schwarzenegger, Salvador Dalí, Esteso y Pajares, y los Beatles. Abajo, Harpo Marx, Richard Gere, y los directores Stanley Kubrick y Oliver Stone. Todos tenían apasionantes películas entre manos, pero acabaron frustradas. Cordon

Acomódense en sus butacas, bajen las luces y no olviden apagar sus teléfonos móviles. Porque están ustedes a punto de asistir al imposible pase de una veintena de películas de muy distinto signo, pero con una cosa en común: acabaron en la basura. Son proyectos fallidos, malditos, gafados, fracasados y, por eso mismo, fascinantes. No hay nada que estimule tanto nuestro deseo como aquello que no puede ser.

Al menos nos quedan sus pequeñas grandes historias, y en esta proyección sin proyector, haremos acopio de datos para así reconstruir esos metrajes-fantasma en nuestras cabezas. Damas y caballeros, bienvenidos a nuestro alucinante festival de películas de nunca jamás.

1. ‘El señor de los anillos’, de Stanley Kubrick y los Beatles

Así se planteó. En 1969, el director Stanley Kubrick ya era un cineasta consagrado gracias a filmes como Lolita o 2001: una odisea del espacio; y los Beatles estaban en la cima de su carrera tras publicar el Sgt Pepper’s y el White album. No es raro, pues, que los avispados productores de un estudio cinematográfico trataran de juntar a los Cuatro Fabulosos con el cineasta de moda en la que habría sido la primera adaptación fílmica de El señor de los anillos. El proyecto estaba tan perfilado que incluso llegaron a asignar un papel a cada beatle: John Lennon encarnaría a Gollum, Paul McCartney a Frodo, Ringo Star a Sam y George Harrison a Gandalf.

El autor de la novela, JRR Tolkien, fue el culpable de que los Beatles no protagonizaran 'El señor de los anillos'. El director iba a ser Stanley Kubrick (izquierda).
El autor de la novela, JRR Tolkien, fue el culpable de que los Beatles no protagonizaran 'El señor de los anillos'. El director iba a ser Stanley Kubrick (izquierda).

Por qué acabó en la basura. Porque JRR Tolkien, autor de la novela, se negó en redondo a mezclar su mágico universo con aquellos cuatro jóvenes y celebérrimos hippies.

Muchos años después, en 2014, McCartney coincidió con el director Peter Jackson, que fue quien finalmente llevó al cine El señor de los anillos, y le comentó: “Es mejor que nunca llegáramos a hacer nuestra versión, porque quizá no habríamos visto la tuya”. Jackson, que es un caballero, le devolvió el cumplido: “Pues tal vez habríamos ganado calidad melódica con vuestra versión”.

2. ‘Jirafas en ensalada de lomos de caballo’, de Salvador Dalí y Harpo Marx

Así se planteó. Todo empezó a mediados de los años treinta, cuando Salvador Dalí y Harpo Marx (que interpretaba al mudo de los hermanos) se conocieron en una fiesta en París. Se declararon mutua admiración y decidieron trabajar juntos más pronto que tarde.

El proyecto de Dalí y Harpo Marx era tan loco que la productora dio un paso atrás.
El proyecto de Dalí y Harpo Marx era tan loco que la productora dio un paso atrás. Cordon

Tras intercambiar varias cartas, Dalí viajó a los Estados Unidos junto a su esposa Gala y se reunió con Harpo, que en ese momento se encontraba rodando Un día en las carreras. Durante los descansos, el pintor y el cómico se dedicaban a trabajar en el guión de una película surrealista de media hora que se llamaría Jirafas en ensalada de lomos de caballo, cuyo argumento giraba en torno a un hombre que se debate entre dos mujeres, la suya, una snob aburrida, y una de espíritu surrealista, interpretada por Gala.

Por qué acabó en la basura: Porque la idea no le hizo la menor gracia a los mandamases de la Metro Goldwyn Mayer, productora con la que Harpo tenía un contrato en exclusiva. El guión de 22 páginas y aderezado con dibujos de Dalí, no acabó exactamente en la basura, sino en el cajón de un coleccionista, hasta que fue rescatado por la Fundación Gala-Dalí a golpe de talonario.

3. ‘Crusade’, de Paul Verhoeven y Arnold Schwarzenegger

Así se planteó. Durante el rodaje de Desafío total, Schwarzenegger y Verhoeven hablaron de hacer una película ambientada en la época de las Cruzadas, donde el vigoréxico actor se metería en el pellejo de un pícaro que termina combatiendo en Tierra Santa. La película, que duraría más de dos horas, se rodaría en Inglaterra, España, Portugal y Marruecos.

En 1993 se inició la pre-producción, que se titularía Crusade y tendría un presupuesto de casi 100 millones de dólares (90 de euros), y un equipo artístico donde destacaban estrellas como John Turturro, Jennifer Connelly, Robert ‘Freddy Krueger’ Englund, Robert Duvall, o Charlton Heston, que haría del Papa.

Por qué acabó en la basura. Según ha contado Schwarzenegger, el proyecto se truncó en una reunión con los productores del estudio Carioco. Cuando estos le pidieron garantías para invertir los 100 millones en la película, Verhoeven se puso hecho un basilisco: “¿Cómo puedo darle una garantía? ¡Las garantías no existen! No puedo tener control sobre Dios. ¡Esto es ridículo!”. Arnold le daba patadas por debajo de la mesa, pero no hubo forma de aplacar la ira del cineasta. ¿Consecuencia? El proyecto se dejó a un lado, siendo olvidado por completo cuando la productora quebró.

4. ‘El código Aparinci’, de Pajares, Esteso y Ozores

Andrés Pajares y Fernando Esteso en 'Los Bingueros' (1979), de Mariano Ozores. Su última reunión se frustró porque Pajares ingresó en una clínica de desintoxicación.
Andrés Pajares y Fernando Esteso en 'Los Bingueros' (1979), de Mariano Ozores. Su última reunión se frustró porque Pajares ingresó en una clínica de desintoxicación.

Así se planteó. El notición saltó a los diarios en 2006: 25 años después de su última película juntos, Pajares y Esteso volverían a unir sus fuerzas ante las cámaras bajo la batuta de Mariano Ozores, el hombre que dirigió sus taquillazos en los años ochenta. En la película, una brugueriana parodia de El código Da Vinci, Esteso sería el propietario de una empresa de autobuses y Pajares un guía turístico que, ligando por la costa levantina, descubren unos valiosísimos pergaminos del siglo XVI pertenecientes a un templario valenciano.

Por qué acabó en la basura. Castings en la discoteca murciana Gurú, estrellas invitadas como Kiko Matamoros o La Bombi y hasta permisos firmados para rodar en la terraza El Kiosko de Valencia. Entonces, ¿qué falló? Pues Andrés Pajares, que abandonó el rodaje de forma repentina para someterse a un tratamiento de desintoxicación de sus adicciones. Adiós a la que estaba llamada a ser una de las cumbres de la neo-españolada.

5. ‘Spiderman’, de Tom Cruise y Tobe Hopper

Así se planteó. A finales de 1985, la Cannon Pictures trató de hacer la primera gran película de Spiderman. La idea era tirar la casa por la ventana. Tom Cruise haría de Peter Parker, Bob Hoskins del supervillano Doctor Octopus y Lauren Bacall de la anciana tía May. Si nada se torcía, el encargado de dirigir la película sería Tobe Hopper, autor de filmes tan notables como La matanza de Texas o Poltergeist. Pero todo se torció.

Por qué acabó en la basura. Tobe Hopper se desvinculó del proyecto, que pasó a manos de un cineasta más serie B como es Joseph Zito, responsable de la última entrega de Viernes 13 y de varias películas de Chuck Norris. Al contar con un presupuesto tan holgado, el nuevo director se dedicó a viajar durante un año buscando localizaciones y despilfarró un montón de dinero en pre-producción. Cuando llegó el momento de empezar a rodar, la Cannon ya no tenía ni un céntimo.

6. ‘The Freak’, de Charles Chaplin

Así se planteó. Una niña con alas es secuestrada y enviada a Londres, donde pretenden hacerla pasar por un ángel. Logra escapar de sus captores, pero la detienen y la someten a juicio para dilucidar si es humana. Esta es una breve sinopsis del bizarro guión que Charles Chaplin escribió en 1969 como base para The Freak, una película que estaría protagonizada por su hija Victoria.

Por qué acabó en la basura. Primero, Victoria Chaplin se casó de forma inesperada, cosa que retrasó el rodaje de forma indefinida. Y cada año que pasaba Victoria se alejaba un poco más de lo que puede considerarse “una niña”. Sin embargo, Charles Chaplin nunca abandonó la idea de llevar a cabo este proyecto: en una entrevista de 1974, aseguró que seguía trabajando para sacarlo adelante. Y quizá lo hubiera hecho si no llega a morir en 1977. Hoy, el guión de The Freak está custodiado en algún lugar de Suiza.

7. ‘La trampa de Fu-Manchú’, de Alex de la Iglesia y Dustin Hoffmann

Así se planteó. La película que Álex de la Iglesia intentó hacer sobre el famoso villano oriental, estaba llamada a ser una de las mayores superproducciones españolas de todos los tiempos. Más de 24 millones de euros de presupuesto, rodajes en Roma, Nueva York, Hong Kong y Shanghai, y actores como Antonio Banderas, Dustin Hoffmann o Robert de Niro como protagonistas. Según el director, la película tendría el espíritu de las primeras cintas de James Bond: cine de aventuras, pero con malos de verdad.

Por qué acabó en la basura. Por un problema puramente económico. Después de tres años de trabajo, muchos tratamientos de guión y conversaciones con un montón de estrellas de cine, en 2001 el director bilbaíno anunció que tiraba la toalla: “Estaba concebida como una película cara y la última propuesta del productor Andrés Vicente Gómez ha sido rebajar el presupuesto a la mitad, por lo que considero que en estas condiciones es mejor no hacerla”.

8. ‘Megalopolis’, de Francis Ford Coppola y Robert de Niro

Francis Ford Coppola y Robert De Niro durante el rodaje de 'El Padrino II' en 1974, en Nueva York.
Francis Ford Coppola y Robert De Niro durante el rodaje de 'El Padrino II' en 1974, en Nueva York. Getty

Así se planteó. En el año 2001, Coppola anunció que pagaría de su bolsillo los costes de preproducción de Megalopolis, un filme que contaría la peripecia de un arquitecto megalómano que sueña con construir una gran utopía arquitectónica en el Nueva York del futuro. En lo que sería su largometraje más faraónico, Coppola pretendía gastar 65 millones de dólares (58 millones de euros), incluir secuencias en 3D y darle los papeles protagonistas a Robert de Niro y Russell Crowe.

Por qué acabó en la basura. Aunque Coppola llevaba 15 años trabajando en el guión, en 2005 anunció que renunciaba a hacer la película. El motivo era que ningún estudio estaba dispuesto a arriesgar tal cantidad de dinero en un proyecto cuyo éxito no estaba asegurado.

9. ‘Who killed bambi?’, de Russ Meyer y los Sex Pistols

No podían pegar más: el director Russ Meyer, rey del cine macarra; y los Sex Pistols, bandera del punk. Pero su 'Who killed bambi?' no llegó al final.
No podían pegar más: el director Russ Meyer, rey del cine macarra; y los Sex Pistols, bandera del punk. Pero su 'Who killed bambi?' no llegó al final. Cordon

Así se planteó. No era un mal plan hacer una versión punk de A hard day's night, la archifamosa película de los Beatles. Su título sería Who killed bambi? y estaría protagonizada por los Sex Pistols y dirigida por Russ Meyer, un cineasta de serie B especializado en filmes de macarras, carreteras, erotismo y violencia. Tomando como garantía la popularidad de los Sex Pistols a finales de los setenta, la 20th Century Fox invirtió en la película, y el rodaje empezó en 1978. Meyer llegó a rodar alguna que otra escena, como la matanza de un ciervo o el asalto del batería Paul Cook por parte de una banda de maleantes capitaneada por el cantante Sting.

Por qué acabó en la basura. La Fox retiró la financiación de la noche a la mañana, decidiendo que el guión era demasiado extremo como para poder estrenarse en salas comerciales. Algunos fragmentos de esta película perdida pueden verse en los filmes de Julien Temple The great rock’n’roll swindle y The filth and the fury.

10. ‘El hombre que mató a don Quijote’, de Terry Gilliam y Johnny Depp

Así se planteó. Una revisión alucinógena de la obra cumbre de Cervantes, escrita y dirigida por Terry Gilliam, autor, entre otras películas de Brazil o Miedo y asco en las Vegas. El argumento se centraría en un ejecutivo londinense, encarnado por Johnny Depp, que viaja al siglo XVII a España, donde Don Quijote lo confunde con Sancho Panza. El cineasta tenía 21 millones de euros de presupuesto y apoyo de sobras para hacerla, pero fracasó una y otra vez en sus intentos de rodarla. Robert Duvall, John Hurt, Ewan McGregor o Jack O’Connell fueron otros actores que barajó para los principales papeles.

El actor Jean Rochefort era Don Quijote, pero tuvo dos hernias discales y debió abandonar el rodaje. Aquí aparece con el director Terry Gilliam en el documental 'Lost in La Mancha'.
El actor Jean Rochefort era Don Quijote, pero tuvo dos hernias discales y debió abandonar el rodaje. Aquí aparece con el director Terry Gilliam en el documental 'Lost in La Mancha'.

Por qué acabó en la basura. En su primera intentona, Gilliam se trasladó a España y empezó a filmar en el parque natural de las Bardenas Reales (Navarra), pero todo tipo de contratiempos se cernieron sobre el rodaje: lluvias torrenciales, ruido constante de cazas de combate en prácticas, doble hernia discal del actor Jean Rochefort que hacía del Quijote… No se terminó la película, pero hay un documental que cuenta aquel desastre, Lost in La Mancha.

Las sucesivas intentonas del cineasta por retomar el proyecto también han sido frustradas por enfermedades y desastres. Y este 2016, erre que erre, anuncia que volverá a probar suerte, y dice, medio en serio medio en broma, que “espero no estar muerto cuando se estrene”.

11. ‘Arrebato 2’, de Iván Zulueta y Julio Medem

Así se planteó. Reivindicada dentro y fuera de nuestras fronteras, no hay duda de que Arrebato (Iván Zulueta, 1979) es una película maldita, pues trajo la ruina a sus autores, pero también fue muy influyente. Uno de sus mayores fans, Julio Medem, le propuso a Iván Zulueta rodar Arrebato 2, escribiendo el guión juntos. La historia se centraría en Cecilia Roth, que trata de encontrar a Eusebio Poncela allá donde esté tras ser devorado por su vampírica cámara.

Por qué acabó en la basura. “Casi se hace, estuvo la cosa a punto, se pudo haber hecho”. Con estas palabras, Medem expresó en una entrevista lo cerca que estuvo de llevar a cabo la secuela de Arrebato. Incluso llegó a hablar con Sogecable y con el productor Fernando Bovaira, impulsor del fenómeno Amenábar. Si la película no llegó a hacerse, fue por la personalidad errática y dispersa de Zulueta, que entonces (finales de los 90) estaba lidiando con su adicción a la heroína.

Steven Spielberg fue quien recomendó a Michael Jackson que Tim Burton dirigiese 'The nightmare of Edgar Allan Poe'.
Steven Spielberg fue quien recomendó a Michael Jackson que Tim Burton dirigiese 'The nightmare of Edgar Allan Poe'. Cordon

12. ‘The nightmare of Edgar Allan Poe’, de Michael Jackson y Tim Burton

Así se planteó. En 1999 corrió como la pólvora la noticia de que se iba a rodar un biopic del maestro del terror Edgar Allan Poe, que narraría la última semana de su vida. Pero lo más sorprendente del asunto era que la película estaría producida y protagonizada por Michael Jackson. Según los rumores, el cantante haría el papel de Poe y pronto se trasladaría a Montreal para empezar a rodar. La excéntrica estrella del pop contaba con la ayuda y asesoría de su amigo Steven Spielberg, que le recomendó a Tim Burton para dirigir el proyecto.

Por qué acabó en la basura. Por el enfermizo perfeccionismo de Jackson, que revisaba una y otra vez el guión, tomaba clases de interpretación de sus amigos Marlon Brando y Liz Taylor… y posponía más y más el inicio del rodaje. Llegó un momento en el que se cansó de Poe y su atención se desvió a otros proyectos fílmicos que tampoco cuajarían, entre los que cabe destacar una versión moderna de El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde.

Cartel del documental 'Jodorowsky’s Dune', que cuenta la loca historia de la película de Jodorowsky, 'Dune'.
Cartel del documental 'Jodorowsky’s Dune', que cuenta la loca historia de la película de Jodorowsky, 'Dune'.

13. ‘Dune’, de Alejandro Jodorowsky, Moebius y Pink Floyd

Así se planteó. Una ambiciosa superproducción en la que el escritor, guionista, cineasta, psicomago, tarotista, mimo y titiritero chileno Alejandro Jodorowsky pretendía adaptar la novela de Frank Herbert por todo lo alto. Jodorowsky dijo con cierta pompa que no quería artistas sino “guerreros espirituales” que se implicaran en la película más allá de sus egos. Su mano derecha fue el dibujante de cómics Moebius, quien, entre 1975 y 1980, y con ayuda de H.G. Giger y otros talentos, trabajó con Jodorowsky en el concepto de Dune, creando más de mil dibujos que definían la película. Para el reparto, el cineasta pretendía fichar a Orson Welles, Salvador Dalí, Mick Jagger y David Carradine, entre otros; y la banda sonora correría a cargo del grupo Pink Floyd y el compositor alemán Karlheinz Stockhausen.

Por qué acabó en la basura. Ningún estudio quiso apoyar una superproducción realizada por Jodorowsky, ya que los filmes que había dirigido hasta ese momento (locuras como El Topo o La montaña sagrada) eran demasiado surrealistas.

Aún así, el guión y los dibujos de Jodorowsky y Moebius tuvieron una inmensa influencia en el devenir del cine de ciencia ficción, y Frank Pavich estrenó en 2013 Jodorowsky’s Dune, un documental que cuenta la loca historia de este proyecto fallido.

14. ‘Ronnie Rocket’, de David Lynch

Así se planteó. En 1977, tras el relativo éxito de Cabeza borradora, el director David Lynch escribió un guión todavía más disparatado: la historia de un enano que sufre un accidente quirúrgico y debe permanecer siempre conectado a un suministro eléctrico, cosa que le permite crear música, perpetrar estropicios, y alternar con otros extraños personajes, como un detective capaz de saltar a otra dimensión quedándose parado sobre una pierna.

Por qué acabó en la basura. Según el propio Lynch, “el proyecto no se realizó en gran parte porque pensé que jamás obtendría el apoyo para hacerlo, y también porque el guión necesitaba más trabajo”. Pero aunque siguió algún tiempo dándole vueltas a la idea del enano eléctrico, al final optó por buscar un guión ajeno y realizar una película mucho más comercial: El hombre elefante.

15. ‘El Capitán Trueno’, de Juanma Bajo Ulloa

Así se planteó. Después de reventar taquillas con Airbag, Juanma Bajo Ulloa presentó el que sería su nuevo proyecto: una versión posmoderna del Capitán Trueno. El director vasco quería actualizar al antiguo personaje de tebeo, pues creía que “los niños de ahora son psicópatas que matan zombis con la Playstation, y hay que darles un Capitán Trueno a su medida”. Su adaptación de la historieta tendría sangre, sexo, un estilo visual muy oscuro y un presupuesto de 5,5 millones de dólares (unos 4,9 de euros). Se rodaría en Francia, Alemania, Escandinavia y Marruecos.

Por qué acabó en la basura. Porque Julio Fernández, presidente de Filmax, la productora, no quería que convirtieran a uno de los héroes de su infancia en un sádico nihilista, y paró en seco el proyecto. Bajo Ulloa acababa de anunciar un gran casting por toda España para buscar actores, pero en mayo de 2001 comunicó a los medios que abandonaba el barco por “diferencias de criterio y enfoque con la productora”.

16. ‘The Killer’, con Richard Gere y Denzel Washington

Así se planteó. Hoy por hoy, John Woo es famoso, sobre todo, por dirigir blockbusters como Broken arrow o Misión imposible II, pero antes fue un autor de culto, creador de películas de tiros hiperbólicamente violentas y rodadas en Hong Kong. Pues bien, este señor lleva un par de años planeando hacer un remake a la americana de The killer, la más exitosa de sus cintas hongkonesas. Y le ofreció a los actores Richard Gere y Denzel Washington encabezar el elenco.

Por qué acabó en la basura. Por paranoias de la productora Tri-Star, que tuvo miedo de que la viril y oriental camaradería que hay entre los dos personajes principales, un asesino a sueldo y un policía, fuera interpretada como una relación de tintes homosexuales por el público estadounidense. Tras este rechazo, John Woo ha optado por retomar la idea, pero suavizando la susodicha camaradería y cambiando a Richard Gere por el célebre actor y modelo coreano Jung Woo-Sung. Ya veremos en qué queda todo.

"Será mi papel más sangriento", dijo Arnold Schwarzenegger sobre 'El regreso de los simios', que iba a dirigir Oliver Stone (izquierda). Cordon

17. ‘El regreso de los simios’, de Oliver Stone y Arnold Schwarzenegger

Así se planteó. Diciembre de 1993. El director Oliver Stone revela que está produciendo una nueva entrega de la saga El planeta de los simios. Para ayudarle a escribir el guión, recluta a Terry Hayes, responsable de las secuelas de Mad Max. Según Stone, “mi idea es que hay un código escrito en la Biblia que predice acontecimientos históricos. Los monos estaban allí al principio y lo tenían todo calculado”. Para el papel de líder de los hombres del paleolítico, el cineasta elige a Arnold Schwarzenegger, que llegó a anunciar en una entrevista que haría una de sus interpretaciones más sangrientas y violentas.

Por qué acabó en la basura. Una vez más, el desacuerdo entre el estudio y el director acabó aguando la fiesta. En este caso fue un productor ejecutivo de la Fox el culpable del desencuentro, pues pretendía incluir elementos cómicos en el filme, para convertir la película en un blosckbuster familiar. O sea, que Oliver Stone quería hacer Terminator y la Fox, Los Picapiedra.

18. ‘Napoleón’, de Stanley Kubrick

La película no se hizo, pero Stanley Kubrick se documentó a fondo. Se puede ver en el voluminoso libro de Taschen, 'Napoleón de Stanley Kubrick: La mayor película jamás irrealizada'. Esta foto pertenece a las pruebas de vestuario.
La película no se hizo, pero Stanley Kubrick se documentó a fondo. Se puede ver en el voluminoso libro de Taschen, 'Napoleón de Stanley Kubrick: La mayor película jamás irrealizada'. Esta foto pertenece a las pruebas de vestuario.

Así se planteó. En 1968, tras el lanzamiento de 2001: Una odisea del espacio, Kubrick se enfrascó en la gestación de lo que sería su nueva película: una epopeya sobre Napoleón Bonaparte que incluiría espectaculares batallas y miles de extras. Para escribir el guión, el cineasta se tiró dos largos años investigando sobre el personaje, con ayuda de una docena de asistentes y un experto en Napoleón de la Universidad de Oxford. Cifrada en más de 20.000 imágenes y documentos, la cantidad de información acumulada por Kubrick y su equipo fue tan grande que décadas después la editorial Taschen sacó un voluminoso libro recopilando todo el material.

Por qué acabó en la basura. Por la cobardía de los estudios de cine, en una época en la que las grandes epopeyas históricas todavía no estaban de moda. Así, la película fue rechazada primero por la Metro Goldwyn Mayer y después por la United Artists. Ahora, Steven Spielberg ha retomado el proyecto, y lo está produciendo en formato miniserie para la cadena HBO, con dirección de Cary Fukunaga, creador de la aclamada serie True Detective.

19. ‘La Regenta’, de Luis Buñuel y Vittorio Gassman

Así se planteó. A principios de los años 60, el productor y distribuidor madrileño Emiliano Piedra, que había sacado adelante peliculones como Campanadas a medianoche, de Orson Welles, estaba empeñado en llevar al cine La Regenta, obra cumbre de Leopoldo Alas Clarín, y creía que Luis Buñuel podría hacerlo mejor que nadie. Como era de esperar, a Buñuel, gran admirador de la novela, le entusiasmó la idea, y hasta llegó a pensar en los protagonistas, que en principio serían Vittorio Gassman como el Magistral y Aurora Bautista como La Regenta.

Por qué acabó en la basura. Por los graves problemas que tenía Buñuel con la censura franquista. Tras el escándalo de Viridiana, Manuel Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, quería impedir a toda costa que el genial cineasta aragonés rodara en España. Y como Buñuel consideraba imprescindible filmar La Regenta en Oviedo, prefirió no hacerla.

20. ‘Roger Rabbit 2: The Toon Platoon’, de Steven Spielberg y J.J. Abrams

Así se planteó. Dado el éxito de crítica y público que cosechó el filme ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, no es raro que (en 1989) los productores planearan hacer una secuela. Le encargaron escribirla a Nat Mauldin, por entonces guionista de la serie Juzgado de guardia, aunque Spielberg llegó a contar también con el futuro creador de Perdidos, J.J. Abrams. El guión es tan divertido como disparatado y transcurre en plena Segunda Guerra Mundial, con Roger Rabbit y demás dibus alistados en el ejército, pero fuera de combate por ser demasiado guasones para entrar en acción. En cuanto a Jessica Rabbit, es secuestrada y obligada a servir como lectora de propaganda nazi.

Por qué acabó en la basura. Porque se tomaba a la Segunda Guerra Mundial a pitorreo y a Spielberg, judío de pura cepa que en ese momento estaba gestando La lista de Schlinder, no le parecía serio lo de mezclar dibus con esvásticas. Y el descacharrante guión fue a parar, como tantos otros, al fondo de un contenedor de Hollywood.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información