Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comunicación como generadora de cambio

La información puede sensibilizar a la sociedad de tal forma que provoque un cambio. Cada 24 de octubre se celebra el Día Mundial de la Comunicación para el Desarrollo

Centro de Medicina Física y de Rehabilitación de Bego, en Angola.
Centro de Medicina Física y de Rehabilitación de Bego, en Angola.

Todos los 24 de octubre, desde 1972, se celebra el Día Mundial de la Información sobre el Desarrollo. Haciéndolo coincidir con el Día de las Naciones Unidas, la Asamblea General nos recuerda la importancia que tiene la información y la comunicación sobre el desarrollo para generar un cambio en la población.

El Día Mundial de la Información sobre el Desarrollo nació con el objetivo de concienciar a la opinión pública sobre los problemas de desarrollo como la pobreza, el hambre, la educación, el acceso a la justicia gratuita, la salud o la igualdad de oportunidades.

La resolución aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2010 dice lo siguiente: “Las tecnologías de la información y las comunicaciones tienen el potencial de brindar nuevas soluciones a los problemas del desarrollo, en particular en el contexto de la globalización, y pueden promover el crecimiento económico, la competitividad, el acceso a la información y los conocimientos, la erradicación de la pobreza y la inclusión social, factores que contribuirán a acelerar la integración de todos los países, especialmente los países en desarrollo”.

Se trata de que la población conozca qué trabajo se hace en cooperación internacional y con ello, conozca también las realidades y necesidades que hay en terceros países, para así promover un cambio en su forma de vivir.

Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de un cambio? ¿Y qué papel tienen la información y la comunicación en dicho cambio? La comunicación sobre los proyectos de cooperación internacional es necesaria por tres motivos importantes que afectan directamente a la ciudadanía.

Por un lado, se trata de que la población conozca lo que se hace con parte de sus impuestos, es cuestión de trasparencia, de rendir cuentas ante la sociedad. Si la población conoce lo que sus gobiernos hacen con su dinero en las políticas de cooperación internacional, y están conformes, la apoyarán. De este modo se respeta uno de los derechos de la ciudadanía, ya que el pago de impuestos es un modo de participación más de la población en la política pública.

El Día Mundial de la Información sobre el Desarrollo nació con el objetivo de concienciar sobre los problemas de desarrollo 

Por otro lado, ese conocimiento sobre lo que se hace en cooperación, ya sea sobre los problemas de desarrollo, sobre información pública o sobre historias de éxito en proyectos de cooperación, puede promover que la sociedad apoye las políticas de cooperación, legitimando el uso de sus fondos. El ciudadano lo conoce, lo aprueba y lo apoya.

Por último, tras su apoyo, cuando una persona accede a la información sobre desarrollo, ésta puede sensibilizarse de tal forma que provoque un cambio en su forma de actuar. Es posible que se movilice y así se comprometa para construir un mundo mejor. Es ahí donde nace el cambio en el modo de actuar en el mundo. Conociendo los problemas y necesidades de desarrollo, la ciudadanía estará más sensibilizada y promoverá un cambio, al menos en su entorno más cercano.

Es necesario que la gente conozca por ejemplo, que en Marruecos acaba de publicarse el primer manual de Gobierno de Derechos Humanos del país, enmarcado dentro de un proyecto de cooperación, que gestiona la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP) con fondos de la Unión Europea, que busca sensibilizar y formar a los funcionarios marroquíes en asuntos relacionados con los derechos humanos.

Otro ejemplo es la historia de Duguiño, un niño de seis años angoleño que, a raíz de una meningitis, dejó de hablar y de caminar. Ni si quiera podía comer solo. Gracias a un proyecto de lucha contra la pobreza en su país, desde hace tres meses está siendo tratado en el Centro de Medicina Física y de Rehabilitación de Bego, en Angola. Ya ha comenzado a ir al colegio. Es para este impacto en la ciudadanía para el que la cooperación acompaña mejoras en las políticas públicas.

No sirve de nada hacer un muy buen trabajo en cooperación internacional si no logramos que la ciudadanía los conozca

Por todo esto, cada vez más, las organizaciones e instituciones que trabajan en cooperación internacional, manejando fondos propios o no, dedican más esfuerzos a fortalecer sus departamentos de comunicación. Conscientes del poder que tiene la comunicación y la información para movilizar a la población para generar un cambio, ya sea a través de los medios o las redes sociales, apuestan por contar a los ciudadanos necesidades e historias de éxito qué surgen en cada proyecto de cooperación.

El Director de Innovación y Estrategia de la FIIAPP, Tobias Jung, afirma: “Lo que no se comunica, no existe. No sirve de nada hacer un muy buen trabajo en cooperación internacional, ya sea con fondos europeos o de la cooperación española, si no logramos que la ciudadanía los conozca. Además, la cooperación internacional mueve muchos fondos anualmente y logra importantes avances en la mejora de las políticas públicas y los derechos. Es imprescindible que se conozca”.

Natalia Cabrero, comunicación en FIIAPP

Más información