Tentaciones

La cerveza que más se bebe y otras cosas que no sabías del Oktoberfest

Si se llama 'fiesta de octubre' ¿por qué celebra en septiembre? En Madrid será entre los días 22 al 25 de este mes en lo que era 'El palacio de los deportes'. Hablamos sobre los alimentos típicos del evento y otras curiosidades

Hace unos días se dio el pistoletazo de salida a la Oktoberfest en la ciudad de Munich, una de las celebraciones cerveceras más importante del planeta. Es tal la envergadura del evento, que muchas ciudades europeas y americanas llevan celebrando esta fiesta alemana en las principales ciudades de su territorio nacional. Y es que la Oktoberfest es algo más que una simple concentración de cerverceros; es también una fiesta en la que la gastronomía alemana, el folclore y las atracciones de feria se dan cita completamente a lo loco.

200 años de cerveza para todos

Munich, año 1810. El Príncipe Luis I de Baviera se casa con la hermosa Teresa de Sajonia – la pobre criatura no sabía la de infidelidades que le iban a caer encima – y el homenaje que se le hace es un fiestorro con cerveza a porrillo y una carrera de caballos. Nació así la primera Oktoberfest, celebrada en el prado llamado Theresienwiese, y que tiene una duración de un par de semanas, ni más ni menos. Claro que os preguntaréis, si se llama Oktoberfest (fiesta de octubre), ¿por qué demonios se celebra en septiembre? Todo tiene su explicación: porque hace frío. Adelantar un mes el festival, comprendiendo la mitad de septiembre y el primer fin de semana de octubre, significaba aprovechar los últimos coletazos de calidez meteorológica para que los visitantes no se convirtieran en los pingüinos de Madagascar bebiendo granizados de iglú. Así de simple.

Si se llama Oktoberfest (fiesta de octubre), ¿por qué demonios se celebra en septiembre?

El festival de Munich, ocupa las casi 35 hectáreas de las 42 que ocupa el Theresienwiese, con 15 carpas de todo tipo y 19 locales (el año pasado eran 21) donde se sirve cerveza hasta morir, y resucitar para volver a morir. Hasta 106.000 personas tienen cabida en el recinto, incluyendo espacios para los más pequeños (dentro de un horario limitado). Como curiosidad, existen carpas de tal envergadura, que son capaces de albergar hasta 10.000 personas tragando birra sin parar, como es el caso de la carpa de Hofbräu Festhalle. Y aunque casi todo es cerveza, cerveza y más cerveza (el año pasado fueron más de 95.000 litros) , el olor a comida pone los pelos como escarpias. Eso sí, es importante reservar plaza con mucha antelación ya que esta particular “feria de abril” a lo germano, también tiene sus complicaciones en lo que respecta al aforo.

Y como nos va un spoiler más que a un tonto un lápiz, os diremos que las camareras pechugonas con aire de conejita de playboy que salen en la tele portando espuertas de jarras mastodónticas de cerveza, son las que menos os vais a encontrar. Las camareras del Oktoberfest son mujeres de lo más normal, quizás con cierto mal genio porque van volando por encima de las mesas y curran a comisión. De hecho, si les haces perder tiempo te pueden provocar más pánico que una piraña en un bidé. Luego no digáis que no se os ha advertido.

¿Sabes qué comer en la Oktoberfest?

A ver, si os vais para la Oktoberfest de Munich no os volváis locos, no es necesario aprender a hablar alemán. Bueno y casi ni inglés. Pero cuando las tripas rugen, es importante conocer los nombres de lo que puedes zampar en la fiesta. Esto os salvará de algún apuro.

Pretzel.
Pretzel.

PretzelEs el bollo típico alemán, y veréis a un montón de gente con él en la mano. No deja de ser un panecillo horneado con forma de brazos en cruz. Suele tener trocitos de sal gorda en la superficie, o canela en el caso de los dulces. También los hay duros, así como una galleta salada.

CodilloEn alemán, Eisbein. Codillo de cerdo de toda la vida, cocido y servido con patata, klöbe o chucrut. No dejéis de pedir mostaza con miel para darle un toque de rock & roll, lo agradeceréis.

Salchichas y embutidosA los alemanes les pirra embutir todo lo que pillan, convirtiendo esta práctica en un distintivo de su gastronomía. Decir que todas las salchichas alemanas son iguales es como decir que la luna está hecha de queso verde. No, amigos, no es así. Habéis de diferenciar varios términos: Bratwurst: carne picada de cerdo en tripa de intestino, muy típicaBockwurst: carne de cerdo, vaca o caballo, muy picada, cocida y ahumada, tiene un color cobrizo.Rostbratwurst: es una bratwurst condimentada con mejorana y cocinada a la brasa.Weisswurst: una salchicha de cerdo completamente blanca, entre otras.

Apfelkuchen.
Apfelkuchen.

AcompañamientosHay vida más allá del puré de patata. Los alemanes son expertos en acompañar los platos principales con maravillas como: Chucrut: col fermentada en salmuera ideal para acompañar un plato de bratwurst.Klöbe: es un plastón de patata, harina y huevo que es una bomba para el estómago.Spätzle: pasta de huevo muy basta que acompaña la carne.

DulcesNo pueden faltar los pasteles y las tartas después de una copiosa comida germana. Las que más se pueden avistar en la Oktoberfest son:Käsekuchen, que es una tarta de queso abizcochada muy similar a la gallega Kirsch streuselkuchen (el nombre se las trae), que es la popular tarta de cereza.Y, por supuesto, los strudel, unos bollos de hojaldre que se suelen hacer con manzana.

España batiendo récords de asistencia

La famosa fiesta de la cerveza de Munich no es un hecho aislado. En las últimas décadas, el fenómeno Oktoberfest se ha trasladado a diversas partes del mundo donde se ha homenajeado el día, cada cual a su manera y estilo. En el caso de España, la Oktoberfest no se ha centralizado en Madrid o Barcelona. Oviedo fue la primera ciudad que arrancó con su particular Oktoberfest, siendo la más temprana y dando la bienvenida al verano. La fiesta fue del 29 de junio al 3 de Julio. El caluroso mes de agosto trajo un sonado Oktoberfest a la ciudad de Tenerife, en el que el chef Juan Carlos Clemente se encargó de dar de comer en condiciones a la gente (¡así, si!). Y todos esperábamos en septiembre la llegada del bestial Oktoberfest de Madrid en el edificio antes llamado Palacio de los Deportes, una fiesta que comienza hoy jueves de la mano de una clásica entre las clásicas, la cerveza Paulaner.

Además, ¿Sabíais que la cerveza de esta Tercera Oktoberfest se fabrica casi en exclusividad para la fiesta? Hablamos con Pablo Mazo, director de relaciones institucionales de Heineken España y nos da la clave de esta fiesta que, según él, cada año reúne a más de 6 millones de visitantes en Múnich. “Lo que no todo el mundo sabe es que cerca de la mitad de los 6 millones de litros de cerveza que se consumen son de Paulaner Oktoberfest Bier, una variedad especial de Paulaner que se elabora especialmente para esta gran fiesta, y que se diferencia en sabor, composición y aspecto de la Paulaner más conocida, la Paulaner Weissbier, la cerveza de trigo por excelencia.

La Paulaner Oktoberfest Bier es una variedad que se elabora desde 1818 y que sólo está disponible durante esta gran fiesta de la cerveza. Y esta es la cerveza que, traída directamente de Múnich, se podrá disfrutar del jueves 22 al domingo 25 de septiembre en Madrid”, añade Mazo. Además de esta fabulosa cerveza, se podrán degustar especialidades de comida alemana tradicional como salchichas, codillos o pretzels, acompañado por música en vivo. Todo, como dice Pablo Mazo, “para sentirse como en la auténtica capital bávara”.

Si Platón llegó a asegurar que aquel que inventó la cerveza, era un hombre sabio, estaba claro que auguraba una Europa metamorfoseada en baptisterio de pensadores. Y esto no acaba aquí; del 12 al 23 de octubre comienza la Oktoberfest de Barcelona. Lo dicho, que nos va a salir la cerveza por las orejas. Yo, compro. 

El Oktoberfest de Madrid comienza hoy jueves de la mano de una la cerveza Paulaner en el antes llamado 'Palacio de los deportes'

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS