Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Respeto a todos los seres vivos

Sostenemos los defensores de los animales que cualquier forma de existencia animal merece tanto respeto como pueda ser humanamente posible. No se trata, pues, de falsos valores melifluos como no pisar una hormiga, no limpiar una tela de araña o no usar un repelente de insectos. Pensamos que una corrida celebrada en una plaza representa una falta de respeto total al sufrimiento físico de todos: personas (toreros, cuadrilla y en algún caso espectadores), caballos y, por supuesto, el propio toro. Creemos que los encierros y festejos que tanto sangran la piel de toro de nuestra geografía española con su maltrato, crueldad y tortura no pueden ni deben ser considerados como fiesta o diversión popular; y mucho menos como maestría, arte o cultura como sus defensores tratan de vendernos. Necesitamos ya una ley de abolición total del amplio catálogo de todas estas malas prácticas.— Ángel González Castrillejo. Mugardos (A Coruña).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.