Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo Lamas convierte su vida en un indescriptible culebrón

Fue 'sex symbol' en los 80 con 'Falcon crest', se ha casado cinco veces, se ha arruinado y ahora sale adelante como piloto-guía

A la izquierda, un joven Lorenzo Lamas en una imagen promocional de la serie 'Falcon crest'. A la derecha, el actor en una imagen reciente.

Para seguir el hilo de la vida del que fue el sex symbol de los 80 con series como Falcon crest o Renegado hay que leer las cosas dos veces, por lo menos. Para entenderlas bien. Atención a lo que sigue: su hijo se acostó con su exmujer, su actual esposa ha dado a luz a su nieto y vivió una sesión de espiritismo en la que una estrella muerta de Hollywood le pidió ayuda. ¿Confundidos? No es para menos. Él también lo está. Para entender qué fue de Lorenzo Lamas (California, 1958) no es necesario elucubrar: él mismo cuenta encantado cada esperpéntico episodio de su vida, convirtiéndola en un jugoso culebrón lleno de infidelidades, porno casero y divorcios que acaban en bancarrota. Esta es la historia de cómo Lorenzo Lamas no está dispuesto a desaparecer sin pelear por su trono. Sea cual sea ese trono.

Me arrepiento de haberme gastado todo ese dinero en aviones, barcos y mansiones. Ojalá me hubiera preparado para el final de mi carrera

¿Se acuerdan de Jane Wyman, la maquiavélica matriarca que dio vida a Angela Channing en Falcon crest? Seguro que sí. Ella fue la única que consiguió poner los límites a un veinteañero Lorenzo Lamas, saciado de éxito y con decenas de seguidoras persiguiéndole a principios de los ochenta. Está anécdota la cuenta el mismo Lamas en su autobiografía, Renegade at heart (Corazón de renegado). En una ocasión se presentó al rodaje con semejante borrachera que le pidió al maquillador que le rociase con desodorante hasta vaciar el bote, para que no descubrieran, por el olor, la cantidad de alcohol que llevaba encima. Lamas escribe: "Jane [Wyman] me dijo: 'Tómate 15 minutos, apréndete el guión y nunca vuelvas a venir a trabajar con este colocón". Así, con la mano dura de Wyman siempre presente, Lamas consiguió mantener su profesionalidad a lo largo de los 227 capítulos de Falcon crest, de 1981 a 1990.

Pero las tentaciones eran muchas para un chaval que consiguió su primer papel en Grease (Randal Kleiser, 1978) y dos años más tarde ya era el hijo díscolo más popular y deseado de la televisión gracias a Falcon Crest. Los yates, los coches de lujo, las juergas con drogas y alcohol y una ostentosa vida sexual eran su día a día. "Yo creía estar en una relación abierta con mi novia, pero no", recuerda Lamas en sus memorias de una de sus primeras relaciones. Y continúa: "Conocí a las gemelas Barbi en la playa y me monté un trío con ellas. Al día siguiente se lo conté a mi novia pensando que no pasaba nada, pero me equivoqué". Las dos señoritas en cuestión son dos gemelas llamadas Shane y Sia Barbi, que batieron récords de ventas cuando aparecieron juntas en la portada de Playboy.

Todos los actores de la mítica 'Falcron crest' (1981-1990). Lamas está en la segunda fila, el primero por la derecha.
Todos los actores de la mítica 'Falcron crest' (1981-1990). Lamas está en la segunda fila, el primero por la derecha.

La debilidad de Lorenzo por las chicas playboy no acabó ahí: se casó con Shauna Sand, un par de meses después de que ella ilustrase la portada de Playboy en mayo de 1993. Lorenzo tenía 35 años y este era su cuarto matrimonio, y el primero que duraría más de cuatro años. La relación con "mi mujer número 4", tal y como Lamas se refiere a Shauna Sand (de otro modo sería imposible llevar la cuenta), fue la más problemática de todas. Su divorcio en 2002 dio lugar a una batalla legal por la custodia de sus tres hijas y las acusaciones de que Lorenzo había obligado a Shauna a grabar vídeos porno caseros. Todo se convirtió definitivamente en un circo cuando el hijo de Lorenzo, A.J. (Álvaro Joshua, que tuvo con su segundo matrimonio, Michelle Smith, que duró menos de dos años), se acostó con su madrastra Shauna al cumplir 18 años.

Colecciona esperpénticos episodios, convirtiendo su vida en un jugoso culebrón lleno de infidelidades, porno casero y divorcios que acaban en bancarrota

Detengámonos un rato en A.J., su hijo mayor (hoy, 33 años), el más díscolo de los seis que tiene. A.J. tuvo problemas con la justicia cuando le pillaron robando en un centro comercial, agredió al guarda de seguridad mientras sostenía a su bebé en brazos y le encontraron una pipa para fumar metanfetamina. Cuando se acostó con la “mujer número 4” de su padre cumplió dos fantasías a la vez: la madrastra sexi y la conejita de Playboy. Pero arruinó para siempre la relación con su padre. Lorenzo no parece demasiado sorprendido por esta aventura. "Mi hijo y yo ya teníamos problemas de antes. De hecho, nuestra relación es horrible", ha declarado. A.J. es fruto del primer matrimonio de Lamas, al igual que Shayne Lamas, una estrella de los reality shows americanos. Otra de sus seis hijos, Paton, se quitó el apellido de su padre. Tampoco se llevan muy bien.

El propio Lorenzo también tuvo que renunciar a su apellido al casarse con su "mujer número 5": si Shawna Craig quería tomar su apellido de casada, se habría convertido en Shawna Lamas, un nombre que se pronuncia exactamente igual que el de "mujer número 4" (Shauna Lamas). La solución fue que "mujer número 5" se quedase con su apellido de soltera y fuese Lorenzo el que pasase a llamarse Lamas-Craig. Tras proclamarse ganadora del reality show The Bachelor (en el que un grupo de pretendientes intenta seducir a un galán de buena familia, formato que en España se adaptó con I Love Escassi), la hija de Lorenzo, Shayne Lamas (31 años), estuvo al borde de la muerte tras sufrir un aborto. Su marido contó al programa de televisión The Doctors que los médicos salían cubiertos de sangre y que Shayne llegó a estar clínicamente muerta.

Lamas protagonizó 'Renegado' de 1992 a 1997. Imagen asalvajada y prendas de cuero.
Lamas protagonizó 'Renegado' de 1992 a 1997. Imagen asalvajada y prendas de cuero.

Tras recuperarse, Shayne recibió la devastadora noticia de que no podría tener hijos. Fue entonces cuando a su madrastra (un año menor que Shanye) se le ocurrió una idea: ella haría de vientre de alquiler, gestando y dando a luz el óvulo de Shayne fecundado por su marido. La reacción de Lorenzo Lamas fue, tal y cómo él cuenta, "wow", acompañada de una cara de sorpresa que la cirugía estética no le deja expresar del todo.

Por supuesto, la familia al completo fue manteniendo a los medios de comunicación informados de cada detalle. Su intento de emular a las Kardashians con su propio reality, Leave It To Lamas (Déjalo en manos de Lamas), solo había durado una temporada en antena. Y eso que según Lorenzo él no quería aparecer, pero la cadena se lo suplicó. Pero los Lamas llevan en su ADN cierta adicción por contar sus intimidades y convertirlas en una telenovela a tiempo real.

Me casé cinco veces porque tengo tendencia a intentar rescatar a las personas y a creer que puedo salvarlas. Mi terapeuta me dijo que ese no es mi trabajo, pero, claro, cuando empecé a ir a terapia ya me había casado tres veces

Cuesta creer que Lorenzo Lamas no quiera salir en un programa de televisión, cuando ha aparecido en todos los que han querido sacarle. En 2003 fue jurado de Are You Hot?, un programa que buscaba chicas sexies nadie sabe muy bien para qué, y contó sus experiencias paranormales en Celebrity Ghost Stories (Historias de fantasmas de famosos). Según Lorenzo, poco antes de empezar en Falcon crest se pasó un verano ayudando a su madre a reformar una casa de la playa.

Allí empezaron a sentir presencias extrañas y Arlene Dahl, que Lorenzo aclara que era "actriz y astróloga", decidió hacer lo típico en estos casos: una sesión de espiritismo. Durante el contacto con el fantasma, la vidente utilizó el clásico truco de balbucir "el nombre del fantasma tiene una J... o una C...". "¡Joan Crawford!", exclamó Arlene. En ese momento se cayó una sartén y la pitonisa les comunicó el mensaje de la actriz recientemente fallecida, que resulta que quería pedirles un favor: "Mi hija va a publicar una autobiografía llena de mentiras: díselo a la prensa".

A.J. (fruto del segundo matrimonio del actor) caminando, en 2007, por Los Ángeles con Shauna Sand, su madrastra y cuarta mujer de su padre. Con ella se acostó al cumplir la mayoría de edad.
A.J. (fruto del segundo matrimonio del actor) caminando, en 2007, por Los Ángeles con Shauna Sand, su madrastra y cuarta mujer de su padre. Con ella se acostó al cumplir la mayoría de edad.

Precisamente a través de sus memorias Lorenzo contó que estaba arruinado hace un par de años. Resulta que su autoproclamado título de "rey de las camas" (en una campaña de la marca española de ropa de cama Reig Martí plagada de edredones de raso) se le acabó volviendo en contra y su profusa fertilidad acabó por fundir su fortuna en la manutención de sus seis hijos. En 2014 se declaró por segunda vez en bancarrota y juró que solo le quedaban 500 dólares en el banco (unos 450 euros). La culpa de todo esto, aclara Lorenzo, la tiene lo buena persona que es: "Me casé cinco veces porque tengo tendencia a intentar rescatar a las personas y a creer que puedo salvarlas. Mi terapeuta me dijo que ese no es mi trabajo, pero, claro, cuando empecé a ir a terapia ya me había casado tres veces. Mi tercera mujer me ayudó mucho, pero no me sirvió de nada con mujer número 4". Mujer número 4, recordemos, es la conejita que se acostó con el hijo de Lorenzo.

La carrera profesional de Lorenzo Lamas cayó en picado de mito erótico generacional, de mandíbula recia y pelo en pecho, a estrella fracasada de videoclub sin pasar por la degradación intermedia. Es como si Lorenzo tuviese tan claro que su destino eran las películas de acción cutres que ni siquiera quiso molestarse en perseguir otras opciones. Gracias a la serie Renegado, Lamas cimentó su perfil de tipo duro que se tomaba la justicia por su mano.

Fue Nicolas Cage cuando Nicolas Cage aún trabajaba con los Coen. El resultado son más de 100 películas que es probable que no hayáis visto, con títulos vertiginosos como Rancho Raptor, Alerta: virus, El comeserpientes, Dragon latino, Corriente peligrosa, El comeserpientes 2, Los ojos de la ley, Impacto final o El comeserpientes 3. El mayor éxito de sus últimos 25 años de carrera fue Megashark vs Giant Octopus, una producción de Asylum (famosa por sus imitaciones de serie B) para el canal SyFy en la que un megatiburón y un pulpo gigante milenarios se enfrentaban para decidir quién destruía la humanidad, sin saber que el planeta Tierra estaba protegido por... ¡Lorenzo Lamas!

Lorenzo Lamas con los tres hijos que tuvo con Shauna Sand: Alexandra, Victoria e Isabella. El actor tiene otros tres hijos más.
Lorenzo Lamas con los tres hijos que tuvo con Shauna Sand: Alexandra, Victoria e Isabella. El actor tiene otros tres hijos más.

Las críticas no dieron crédito a la película, que sin embargo fue un éxito viral en Internet. "Debería ser una hora y media de diversión estúpida para ver bebiendo cerveza, pero es una película de desastres realmente desastrosa", escribió el crítico de Film4, aunque en Time Out hicieron una pregunta que da que pensar: "Sí, los efectos parecen hechos con un ordenador Amstrad, pero ¿cómo va a ser mala una película en la que un pulpo gigante salta del mar para derribar un avión?". Lamas no volvió para la secuela, Megashark vs Crocosaurus (lamentablemente acabamos de contar el final de la primera), pero contrataron a alguien mejor: Jaleel White, el actor que interpretó a Steve Urkel en Cosas de casa. Las críticas fueron más positivas que las de la primera parte.

Lorenzo parece resignado a su condena de protagonizar películas intercambiables entre sí que convierten la filmografía de Chuck Norris en arte y ensayo. "Ahora trabajo como piloto de helicópteros y me encanta", explica Lamas, refiriéndose a las guías turísticas que organiza en Los Ángeles. "Me cansé de esperar a que me llamasen para hacer otra película de serie B. He vivido éxitos tremendos como actor, pero eso ya pasó. No tengo agente, ni mánager. Ahora estoy concentrado en mi carrera como piloto comercial". Reconoce, eso sí, que de joven creyó que su fama sería eterna, no que terminaría a los 41 años. "Me arrepiento de haberme gastado todo ese dinero en aviones, barcos y mansiones. Ojalá me hubiera preparado para el final de mi carrera".

Lamas se muestra orgulloso de su familia y en paz consigo mismo, aunque admite que su vida parece una mala película. Desmiente que su mujer sea una cazafortunas, argumentando que ella no le abandonó durante su bancarrota. ¿Pero quién ha acusado a Shawna Craig de ser una cazafortunas? Da igual. Lo importante es desmentirlo. Y allí dónde haya una cámara y alguien que quiera escucharle, Lorenzo aireará los trapos sucios que haga falta. Puede que no huelan bien, pero consiguen que el mundo nunca se olvide del todo de él.

Este artículo se ha actualizado el 20 de enero de 2018.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información