Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vacaciones entre fogones

Los niños españoles ya no solo disfrutan corriendo y mojándose en verano. Cada vez más, se divierten mientras preparan un arroz Nasi Goreng o unas rosquillas

Carlota y Nico tienen cuatro años y son los más pequeños de una veintena de niños en la que el mayor tiene 12. Sentados en unas sillitas de plástico blanco, cortan el pimiento con los mismos cuchillos que lo haría un chef profesional. No dudan ni bromean hasta que no han terminado. Los niños españoles ya no solo disfrutan corriendo, saltando y mojándose en verano. Cada vez más, se divierten mientras preparan un arroz Nasi Goreng o unas rosquillas de anís durante las vacaciones.

Este año, la búsqueda de actividades de este tipo ha aumentado un 26,8% (en 2015 se registraron en torno a 10.000), según SoloCampamentos, web referente en el sector, y raro es el campus que no incluye alguna sesión de cocina. “Los padres buscan que sus hijos aprendan algo útil que les permita desarrollarse como personas, que sean más creativos y que aprendan a comer de forma saludable”, apunta Covadonga Berjón, directora de marketing del buscador.

Los expertos de las escuelas de cocina creen que una de las razones de esta especie de fiebre infantil es el estreno del programa de televisión MasterChef Junior en 2013, con una media de 3,4 millones de espectadores, y sus posteriores ediciones. “Pero si la única causa fuera la televisión, se desengancharían rápidamente”, apunta Borja Ormazábal, fundador de Kitchen Academy (Las Rozas, Madrid), fundada en 2015. “Los padres lo ven como algo educativo, dejan a los niños participar en casa y estos lo disfrutan y mantienen el interés”.

La responsabilidad de evitar los altos porcentajes de obesidad infantil y los trastornos alimenticios también influyen en el fenómeno. “Si estos niños aprenden cómo comer y se divierten cocinando, se evitarán desajustes alimenticios en la adolescencia”, apunta el doctor Moreno Villares, coordinador del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. “Pero no existe una solución a corto plazo, debemos ir sembrando poco a poco”, añade.

A Maite, de 10 años y que sonríe sin parar, le encanta preparar repostería. “Mi postre favorito es el coulant de chocolate”, dice mientras se le iluminan sus grandes ojos azules. Este verano está experimentando lo que es cocinar por primera vez fuera de casa. “Estoy haciendo muchos amigos”, añade antes de continuar cortando una pechuga de pollo en taquitos para unas brochetas, mientras no deja de sonreír.

Cambio en la sociedad

La obesidad infantil en España se sitúa por encima de la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con un 25%. El problema, provocado por diversos factores como el cambio en la tradicional dieta mediterránea o la disminución de la actividad física de los menores, amenaza el presente y el futuro.

El doctor Moreno Villares considera “positiva” la influencia de los programas televisivos de cocina porque “han acercado a los niños a los alimentos, a la cocina, donde se les veía como un estorbo”. Pero advierte de que los altos índices de obesidad infantil no van a verse modificados solo porque los niños estén más entre fogones. “Se mueven menos, juegan menos fuera y en el día a día de prisas y trabajo, el niño no va a tener tiempo para preparar y elaborar sus recetas”, advierte.

“MasterChef no solo es un programa de entretenimiento, está cambiando la sociedad”, dice Ignacio Barreiro, socio fundador de De olla y sartén, que desde 2014 organiza este tipo de actividades. “Si desde pequeños aprenden la forma correcta de tratar los alimentos y alimentarse, el día de mañana cambiarán estos datos negativos relativos a la salud”, añade.

Aprender entre cazuelas

No todo es ponerse el delantal y empezar a preparar las recetas. En estos campamentos de cocina, se busca que los más pequeños se involucren en elegir los alimentos que se van a preparar, que entiendan por qué son saludables los productos de temporada y que aprendan a ser responsables con los instrumentos y su posterior limpieza y recogida.

Neus Canal, cofundadora de Cookiteca, con varios centros en la provincia de Barcelona desde 2010, apunta que “tras el estreno de MasterChef Junior hemos recibido muchas más solicitudes para nuestra escuela y el número de niños en las colonias de verano se ha duplicado en algunos casos”. Canal considera que los menores cuentan con una ventaja en el aprendizaje frente a los adultos: no tienen miedo a fallar y se atreven con todo.

El lazo rosa, que la pequeña Carlota lleva sujetando su pelo, se echa para atrás al probar la salsa de miel y sésamo que acaba de preparar para condimentar unas brochetas de pollo y verduras. Sus ojos se abren como platos tras apurar la cuchara sopera e inmediatamente levanta su pequeño dedo pulgar. Probar lo que cocinan es parte del proceso educativo que se intenta llevar a cabo en estos campamentos. “Van a aprender a nutrirse y eso no lo van a olvidar nunca”, considera Rosa María Nieves, responsable técnica de Kitchen Academy.

La mesa está puesta, los estómagos hambrientos y el barullo de una veintena de niños con ganas de saborear lo que han preparado durante más de una hora llena cada rincón de la sala. El arroz ya ha reposado y las brochetas están listas. Veinte minutos después no quedará nada en los platos. Esa es una de las claves: han sudado entre los fogones para cortar, sofreír y aderezar y eso merece su recompensa.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información