Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La duda liberal

¿Qué estrategia debe seguir Ciudadanos para perdurar en el mapa político español?

Albert Rivera durante la rueda de prensa en la que informó sobre la postura de Ciudadanos ante el debate de investidura.
Albert Rivera durante la rueda de prensa en la que informó sobre la postura de Ciudadanos ante el debate de investidura. EFE

Como todo liberal, Albert Rivera vive atrapado en la duda. Por un lado, la responsabilidad de facilitar un Gobierno tras meses de parálisis. Por el otro, la coherencia programática de no apoyar a un partido contaminado por escándalos de corrupción. ¿Qué camino debe tomar? Y, en general, ¿qué estrategia debe seguir Ciudadanos para perdurar en el mapa político español?

Desde hace más de un siglo, los partidos liberales europeos habitan un ecosistema hostil. Son los peces pequeños del estanque y, para hacer frente a los grandes partidos de gobierno de la izquierda y la derecha, han tenido que desarrollar ingeniosos mecanismos de defensa. Como en la naturaleza, estas técnicas oscilan entre la simbiosis y las espinas venenosas. Y, como en la naturaleza, muchas estrategias distintas pueden funcionar, pero hay que especializarse.

De momento, Ciudadanos prefiere guardar las distancias. Investir al partido más votado a cambio de compromisos puntuales, sin meterse en el Gobierno. Rivera no quiere repetir la desastrosa entrada de Nick Clegg en el Gobierno de David Cameron en 2010, que llevó a los liberales británicos a caer de 57 a ocho diputados en las siguientes elecciones. Ciudadanos prefiere los pactos de investidura a la española. Con la pinza en la nariz. Un sí, pero no. Apoyos parlamentarios restringidos, como los firmados tradicionalmente por los nacionalistas con PP o PSOE. Ciudadanos retiene así a sus votantes más alérgicos a los grandes partidos. Pero al precio de que, allá donde es decisivo, Ciudadanos ni puede presentarse como un auténtico partido de oposición ni beneficiarse de la acción de gobierno.

Entre ser comparsa en un Gobierno de coalición y un apoyo parlamentario tímido, existe una alternativa: apropiarse de unos ministerios concretos. Es la táctica seguida por otros partidos liberales europeos que se han especializado en la gestión, y no solo la legislación, de unas áreas concretas, como Hacienda Pública, Competitividad o Educación. Políticas donde Ciudadanos cuenta con buenos profesionales.

Y, es que, si te vendes como un partido de buenos gestores, aprovecha para demostrarlo. @VictorLapuente

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.