Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Relevo en Reino Unido

En apenas 20 días Londres cierra la crisis política resultado del Brexit y May sustituirá a Cameron

Theresa May se dirige a la prensa a la entrada del Palacio de Westminter en Londres.
Theresa May se dirige a la prensa a la entrada del Palacio de Westminter en Londres. AFP

Dando una encomiable lección de eficacia y pragmatismo británicos —que, como todos los tópicos, tienen una base de verdad—, los conservadores de Reino Unido están a punto de superar uno de los escollos más peligrosos aflorados tras su derrota en el referéndum para la permanencia de su país en la Unión Europea. Mañana, a unas horas de que se cumplan tres semanas de la votación que dio la victoria al Brexit, David Cameron —artífice de la arriesgada y desastrosa convocatoria— presentará la dimisión para ser sustituido como primer ministro y líder del partido torypor la hasta ahora ministra de Interior, Theresa May.

De este modo, Londres afrontará el espinoso y complicado mecanismo de su salida de la Unión con un gobierno nuevo, evitando así la parálisis política. Un proceso para el que apenas se han necesitado 20 días y que hace inevitable las comparaciones con situaciones más cercanas y que se prolongan más allá de todo lo razonable.

May, partidaria —con condiciones— de la permanencia de su país en la Unión Europea, ya ha dejado muy clara su lealtad al mandato resultante de las urnas. “Brexit significa brexit y vamos a convertirlo en un éxito”, ha subrayado esta ministra caracterizada por su perfil técnico y poco dada al histrionismo.

Conviene no confundir las simpatías de May —o mejor, su no beligerancia— respecto al proyecto europeo con un augurio de que Londres piensa variar su postura. De ninguna manera. La futura primera ministra siempre ha sido muy tajante sobre la inmigración procedente de la Unión Europea, y este es uno de los puntos más espinosos que deberán abordarse en la salida británica de las instituciones europeas.

En cualquier caso, Reino Unido apuesta por la estabilidad y eso es una buena noticia, pues el Parlamento británico podrá solicitar la activación del procedimiento formal de retirada de la Unión Europea y comenzar las negociaciones de salida.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.