Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barroso, en el fango

Ficha por Goldman Sachs y ha sido transparente: se dedicará al tráfico de influencias

José Manuel Durao Barroso en una imagen de archivo.
José Manuel Durao Barroso en una imagen de archivo. EFE

No ha esperado siquiera dos años de cuarentena —como están obligados los gobernadores del Banco de España, por ejemplo— a cruzar la puerta giratoria. Será que la pensión de 24.000 euritos mensuales no le alcanzaba para fin de mes.

El expresidente de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso ficha por el banco de inversión de EE UU Goldman Sachs, como presidente no ejecutivo de su filial internacional con sede en Londres.

Y ha sido transparente: se dedicará al tráfico de influencias, para “mitigar los efectos negativos” del Brexit sobre el banco. Han leído bien: no de los perjuicios del Brexit y de las pendencias de esa casa de banca contra los europeos, como se supondría por su anterior cargo y porque somos los contribuyentes europeos quienes hemos venido pagando su sueldo y su pensión.

Barroso ocupará en la City la glamurosa sede de Goldman. La entidad que inició en 1986 —con el big bang financiero de la Thatcher, que acogió a la banca internacional en Londres— todos los trapicheos y prácticas fangosas, sin control público, que llevaron a la crisis de las hipotecas basura y al desplome griego, causas principales de la Gran Recesión que tanto empobreció a tantos.

En su nuevo despacho, aspirará los efluvios de cómo la casa madre colocaba las hipotecas ful a la banca europea y lograba “multiplicar los efectos del colapso” endilgando su riesgo a los clientes, a los que, vil, engañó, como concluyó la comisión de investigación parlamentaria de EE UU (The financial crisis inquiry report).

Aprenderá cómo sus predecesores enmascararon en 2002 las cuentas de Grecia para que accediese al euro. Y cómo se intenta chantajear a un Gobierno (Gordon Brown) que crea un impuesto del 50% a los bonus de los banqueros, incómoda molestia.

El anfitrión discreto de la cumbre de las Azores —la de Bush, Blair y Josemari, los tres impostores dedicados a aparentar que lo habían hecho todo por evitar la guerra de Irak— podrá usar su saber para reemplazar en el futuro al presidente de Goldman, Lloyd Blankflied, el paramafioso “príncipe del capitalismo de casino” (The Independent). En hacer, como se ufana, “el trabajo de Dios” a sus clientes. O al menos, ganar sus 1.000 millones de dólares anuales. Se lo merece. Es único. Solo él tiene más morro.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.