Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reencuentro de las rebeldes Thelma y Louise

25 años después del estreno del filme de Ridley Scott, Susan Sarandon y Geena Davis creen que la industria del cine da menos oportunidades a las mujeres

Susan Sarandon y Geena Davis este fin de semana en el festival de Cannes.

Hace ya 25 años que se estrenó Thelma & Louise, y para Susan Sarandon y Geena Davis, sus protagonistas, la industria ha ido a peor. “Hoy no se hubiera filmado. En su estreno en 1991, y más tras el taquillazo que logró, pensé que habría más películas centradas en la amistad femenina. Eso nunca pasó”, aseguraba Sarandon en la entrega a ambas actrices del premio Women in Motion, galardón de unos encuentros sobre la falta de igualdad en el cine patrocinados por la revista Variety, la firma de lujo Kering y el festival de Cannes, que con la creación de este simposio encaró el año pasado las críticas a la falta de directoras en sus ediciones precedentes. “Los actuales ejecutivos de Hollywood son sexistas. Es vergonzoso la falta de imaginación de Hollywood y su poca preocupación por los temas femeninos”.

A su lado Davis recordó que Susan Sarandon fue la primera mujer a la que vio decir en alto su opinión en un rodaje de cine. “Yo sí creo que la industria del cine va por buen camino, al menos mejor que en los consejos de administración, el Congreso y otras instituciones”. Sarandon recordaba que cuando llegó a las salas, ni siquiera se planteó que Thelma & Louise fuera feminista. “Era una película de colegas y nosotras teníamos poder y capacidad de decidir. Y aun así mucha gente se enfadó”. Por cierto, en aquel filme de Ridley Scott, se preconizó el selfie, así que Davis y Sarandon repitieron el domingo por las noches varias veces el gesto de autorretratarse con una cámara.

La actriz Salma Hayek, en Cannes.
La actriz Salma Hayek, en Cannes. AP

Tampoco tuvo pelos en la lengua Juliette Binoche, que en las charlas de Variety aseguró ayer domingo que tanto a Martin Scorsese como a Steven Spielberg les había espetado por qué no hacían más películas con protagonistas femeninas. La francesa contó que Spielberg –del que rechazó la oferta de participar en Parque Jurásico- le respondió que entre sus películas estaba El color púrpura. Pero desde entonces todos sus personajes principales han sido masculinos. “La misma conversación tuve con Scorsese, que posee un lado muy femenino, que para mí no ha explorado en su trabajo”, aseguró la actriz.

En la segunda jornada de Women in Motion, celebrada esta mañana, la invitada ha sido otra actriz de frases claras y rotundas, la mexicana Salma Hayek. “Los dramas con protagonistas femeninas tienen su techo en los Oscar en la categoría de mejor actriz, nunca alcanzan mejor película”; “Como espectadoras tenemos que apoyar en las salas más géneros que la comedia romántica, venga, somos más listas”; “En Francia, al contrario que en Hollywood, las actrices cuando cumplen los 30 años no empiezan a inyectarse botox”; “Cada mujer alberga en su ADN la lucha contra la opresión. Si los hombres poseen músculos, nosotras tenemos aguante” han sido algunas de las frases con las que Hayek ha sacudido a su audiencia. Según datos de We Do It Together, una iniciativa sin ánimo de lucro para impulsar oportunidades para las mujeres en Hollywood, la proporción entre películas dirigidas por hombres y mujeres en las majors es de 9 a 1, y con el ritmo actual, el balance se equilibraría dentro de 700 años.