TentacionesTentaciones

Los momentos más vergonzosos de la historia de Eurovisión

Equivocarse al dar los votos, desafinar como una descosida, caerse sobre el escenario, no saber quién es el ganador... El certamen nos ha dejado momentos (realmente bochornosos) para el recuerdo

El Sueño De Morfeo.
El Sueño De Morfeo.

Los eurofans más recalcitrantes siguen emocionándose de manera sincera con el Festival de Eurovisión (ellos usan más lo de ESC): ¿Quién tendrá la mejor puesta en escena? ¿Quién ha enviado a la mejor canción y el mejor intérprete? Pero el resto de los mortales nos lo tomamos de otra manera: lejos de sentir que nos jugamos el prestigio internacional, nos sentamos para ver quién manda al más extravagante, criticar a tope al enviado español y morirnos de vergüenza ajena con todos los fallos que suele traer una retransmisión en vivo de estas circunstancias.

Es algo que está en mismo ADN del festival, cada edición tiene que tener su porcentaje canciones horribles, cantantes que no dan una, lío en las votaciones y locutores que sonrojan con sus comentarios. Los programas de archivo de TVE (la mitad de su programación hoy día, vamos) nos recuerdan incesantemente aquello de los 0 puntos de Remedios Amaya, pero hoy vamos a repasar un montón de otros momentos con los que, francamente, se pasa bastante bochorno.

- El mal perder de los ingleses

Año: 1968

País: Reino unido

Las votaciones han protagonizado momentos de auténtico ridículo, como éste. Gracias a los votos de Alemania, España sobrepasó a Cliff Richards, el ídolo de Europa, ante la incredulidad de la presentadora inglesa. Yugoslavia votó en último lugar y… ¡no dio puntos a ninguno de los dos! ¡Cliff Richards iba a perder! Los ingleses demandaron un recuento de los votos de este último país, con frases como “es un momento muy importante, ¿querría cambiar algún punto de la votación?”.

No, no querían cambiar nada. Massiel ganó y Cliff Richards se quedó con las ganas. Luego surgiría una teoría conspiratoria que relacionó el triunfo con maniobras del régimen franquista… pero eso es otra historia.

- Y el ganador es... esto… mmmm…

Año: 1969

País: España

Y cuando le tocó a RTVE organizar el show, también tuvimos un momento bochorno, uno que se suele omitir de los resúmenes del festival a cargo de RTVE. El famoso Vivo Cantando de Salomé, efectivamente, quedó en primera posición… con los mismos puntos que otras cuatro canciones. ¡Cuatro ganadores! Europa entera vio los momentos de confusión vividos allí. ¿Qué diantres había que hacer? ¿Esto valía? El escenario tenía superpoblación con tanto triunfador y no había premios para todos.

- El ‘Frére Jacques’ porno de Luxemburgo

Año: 1977

País: Luxemburgo

¿Cómo? ¿La clásica tonadilla Frère Jacques en el ESC? Luxemburgo quiso jugar con la familiaridad que toda Europa tiene con una canción infantil, pero también darle un giro sexy y moderno invitando al “Hermano Jacques” a dormir con la vocalista Anne-Marie Besse. El resultado: una horterísima canción disco de susurrines calentorros que perfectamente podría haber versionado nuestra Susana Estrada. O Sara Montiel en pleno apoteosis Touch Me.

- Lill Linfors se queda en bragas

Año: 1985

País: Suecia

Los presentadores también hacen lo suyo para destacar y entretener. En 1986, Bélgica era la anfitriona y Lill Linfors la presentadora. A los responsables de la gala se les ocurrió planear un accidente para dejar en bragas a la cantante y sorprender después al público, al resultar su top una falda desplegable que caía para cubrir su vergüenzas. Como podéis ver, la broma no funciona y dejó a muchos telespectadores abochornados.

- Wilfrield destroza nuestros tímpanos

Año: 1988

País: Austria

1988 es posiblemente una de las peores ediciones de Eurovisión de la historia. Y eso que el escenario de neones, que hoy en día haría las delicias de cualquier fan de Kung Fury, era chulísimo y moderno. Este auténtico desastre de canción aún sonroja al espectador contemporáneo. La canción, vergonzante, y el DESTROZO que hace del tema el tal Willfred sólo lo podría perdonar el cariño de una madre.

- Dana Internacional se da un tortazo internacional

Año: 1999

País: Suecia

Era el gran momento: Suecia se había coronado como ganador y la triunfadora del año anterior, Dana Internacional, hacía acto de aparición para entregar su premio. La diva bromeó con el peso del premio… para acto seguido caerse al suelo de verdad en el momento de máxima audiencia. Hay quién aún defiende que lo hizo adrede para acaparar toda la atención.

- Israel se destapa con la peor actuación de la historia

Año: 2000

País: Israel

Lo de mandar una canción “de coña” para hacer la gracia es algo que se lleva haciendo desde los 70: no, el Chiki Chiki no inventó absolutamente nada. En el caso de este tema de Israel aún nos estamos preguntando si era una broma, si eran fans de los Vengaboys o qué diantre pasaba aquí. La ropa, la interpretación, la propia canción… todo es un absoluto desastre, y en su país de origen hasta estuvo cargado de polémica ante el mensaje político del tema, al sacar una bandera de Siria rematando la actuación. Los fans la definen como la peor eurocanción de la faz de la tierra.

- XXL se desvanecen de la faz de la tierra

Año: 2000

País: Macedonia

En el año 2000, los macedonios apostaron por las estrellas locales XXL, una girlband al estilo de las Spice Girls, aunque su música sonaba más a las B*Witched. La actuación en directo fue tan floja que, al menos con su sonido original, ha sido retirada de todos los servicios de vídeo del mundo. Apenas queda rastro en la red y ninguna manera de escucharla con el audio en directo de aquella noche. Sólo quedan vídeos con trozos de ella o éste (con audio de estudio) en el que los efectos de montaje hacen que sea hasta mareante. Se admiten teorías conspiratorias.

- La pesadilla de Morfeo

Año: 2013

País: España

Traer a un artista con cierta carrera y experiencia en directo parecía, al menos a nivel técnico, una apuesta segura. Sin embargo, la cantante Raquel del Rosario hizo una de las peores interpretaciones de los últimos años: es difícil encontrar una cantante tan desafinada y dubitativa en toda la historia del festival. El último puesto, merecido.

- Relaxing cup of tea in ESC

Año: 2014

País: España

Hasta los presentadores del evento encontraban difícil no reír ante el inglés de Carolina Casado y su lapsus. ¿De verdad no había otro presentador que se apañara mejor?

- Los comentaristas españoles

Año: desde que tenemos memoria

País: España

El señor Uribarri, que en paz descanse, hizo un correctísimo papel como locutor durante sus primeras retransmisiones… pero poco a poco fue acomodándose en su puesto y a creerse superior al evento que comentaba. Para el recuerdo, sus famosas predicciones y su contribución al mito “en Eurovisión siempre ganan los países bálticos porque se votan entre sí” que se desmiente simplemente viendo la lista de ganadores de cada año. Y tras su fallecimiento fuimos a peor: llegó José María Íñigo. Poco más que añadir.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS