Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Héroes anónimos

Con motivo de la muerte de Johan Cruyff, el mundo del deporte, auxiliado por los medios de comunicación, ha hecho una campaña eficacísisma para ensalzar la figura del futbolista. No seré yo quien cuestione sus méritos. Solo quiero constatar que, unos días antes que Cruyff murió un español, andaluz, que formando equipo científico con su mujer dedicó su vida a la investigación, trabajando en las zonas más deprimidas de España, donde la enfermedad del bocio era endémica, hasta averiguar su causa y buscarle remedio. Por eso, hoy sabemos que todas las mujeres gestantes deben consumir sal yodada para evitar ciertas taras en sus hijos. Y que nos libramos del bocio gracias a la sal marina, usada en la salazón de pescados, como el bacalao o las sardinas arenques. También gracias a ellos se implantó en España y en el mundo la prueba del talón que hacemos a nuestros hijos. Pero los medios de comunicación no han tenido un espacio en sus portadas para ensalzar la figura de estos héroes, a los que tanto debemos y, por eso, todos los niños querrán ser Johan Cruyff, y no Francisco Escobar, y la mayoría de niñas y niños no sabrán quién es Gabriela Morreale, no podrán emularla ni admirarla.— Carlos Vargas Escobar.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.