Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATERNIDAD

Cine para mamás con sus bebés

La ‘Sesión Teta’ ofrece la oportunidad de ver una película para adultos en un ambiente adecuado para los lactantes

Sesión matutina de cine para madres con bebés en los cines de La Vaguada.
Sesión matutina de cine para madres con bebés en los cines de La Vaguada.

Nace tu bebé y tu vida cambia, sobre todo los primeros meses. De repente parecemos abocados a tener que prescindir de nuestros pequeños placeres como adultos, porque el epicentro del día a día ya es el nuevo hijo. Dentro de esta marabunta de nuevas sensaciones y emociones y de tener que prescindir de muchas cosas que nos gustan, hay una opción que nos permite compaginar nuestros ratos de ocio con el cuidado de nuestros hijos. Ahora podemos ir al cine con nuestro hijo recién nacido, darle de mamar y disfrutar de una película para mayores en la Sesión Teta, una iniciativa que nació en Madrid y se ha extendido Ciudad Real, Cartagena, Barcelona, Palma de Mallorca, Salamanca, Murcia y Valencia.

“Tras la primera sesión abrí la página de Facebook Sesión Teta (me pareció un nombre llamativo y un poco provocador) y desde aquel entonces la gestiono con otras dos mamis que se llaman Alicia y Demelsa”, cuenta Giorgia Bussolino, mamá de dos niños. “Aunque no se hable lo suficiente de este tema, existe una soledad que invade a las madres en los primeros meses de maternidad, cuando el bebé depende de ellas las 24 horas, dicho de otra manera, perdemos totalmente nuestra libertad, muchas de nosotras nos sentimos realmente solas; en ocasiones, dando paseos sin rumbo con nuestros bebés, volvemos a casa sin realmente haber hablado con nadie, a veces, incluso, no hay nadie con quién desahogarse. Por eso es importante tener vías de escape para desconectar”, explican estas madres en Facebook, cuya página cuenta ya con más de 4.000 seguidores.

"Otra madre, Lara, es la administradora de la cuenta de Instagram de la iniciativa. Gracias a su padre que era abogado pudimos registrar el nombre Sesión Teta porque algunos cines querían hacerlo como si fuese su propia idea", nos cuenta esta mujer. "Hubo una espera de muchos meses porque nos dijeron que la palabra teta atentaba contra la dignidad de la mujer y nos la suspendieron", continúa Bussolino. "Fue entonces cuando hicimos una contestación al suspenso y finalmente nos dieron la concesión total", explica.

La idea original de la iniciativa la tuvo una enfermera

Carmen Maderuelo es una sanitaria jubilada que decidió que las mujeres merecían un descanso tras dar a luz. “He sido enfermera del equipo de pediatría en un centro de salud y he participado en muchos talleres de lactancia a lo largo de mi carrera y he tenido mucho tiempo para observar a las nuevas mamás”, nos cuenta esta encantadora mujer. “Y es un momento en el que la mujer desconecta del mundo adulto. Lo principal es su pequeño y más cuando se da de mamar a demanda”, prosigue. Una vez jubilada, Maderuelo se acercó a los cines La Vaguada, en Madrid, y propuso el proyecto de crear una sesión -la teta- de cine especial para ellas. Lo aceptaron. Lo primero que tuvieron que hacer fue acondicionar la sala para los lactantes. Maderuelo consultó a un otorrino para averiguar cuáles eran los decibelios recomendados -65, frente a los 90 o 100 habituales en las salas-.

En la imagen, Marta con su hija de seis meses junto a su amiga Sonia.
En la imagen, Marta con su hija de seis meses junto a su amiga Sonia.

“La temperatura también era importante. En invierno no hay problema porque las nuevas madres siempre llevan muy abrigados a sus bebés. Es un miedo persistente que tienen, el miedo al frío. En verano, normalmente, los cines tienen muy alto el aire acondicionado y eso había que arreglarlo. Lo ideal es que no baje la temperatura de los 20 grados centígrados, aunque las madres siempre suelen ir con un arrullo para proteger a sus hijos”. “Lo importante es señalar que la película es para adultos, para las mamás”. La primera Sesión Teta se proyectó el 27 de febrero de 2015, las películas que se programan son de estreno, pero con algunas limitaciones: quedan fuera las de miedo o acción, por los cambios bruscos de volumen. El precio de las entradas está pactado y son seis euros, frente a los 8,5 euros del precio normal. Carmen añade que con anterioridad a su proyecto existe un cine para bebés en Mallorca en el que se coloca una manta bajo la pantalla y los niños juegan, mientras los padres ven la película, “pero creo que es infantil”, recalca.

La iniciativa comenzó con una sesión a la semana, cada martes a las 11.30 horas, en la actualidad cuenta con dos más: “Los lunes, para que las parejas también puedan acudir, a las 16.30/17.00 horas, dependiendo de la película, y luego hay otra que se hace un domingo al mes, en la que también pueden acudir los hermanos y amigos. En este último caso, sí que la película es infantil”.

Una sesión especial para ellas

Las mamás pueden dar de mamar en el cine y los carritos se aparcan debajo de la pantalla. “Hay una mamá que acude con dos gemelas. Es fantástico ver cómo da de mamar a las dos y se quedan dormiditas en su regazo”, dice con entusiasmo. Además, han tenido mucha suerte: “Nos han facilitado la sala más grande, ya que las 11.30 es una hora a la que va al cine muy poca gente. A esas edades, cuando los bebés son lactantes, es muy difícil calmarlos cuando lloran, que el espacio sea el más grande permite que las madres puedan pasear a sus hijos por los pasillos. Si se complica, siempre pueden salir”, narra.

Gracias a las redes sociales la iniciativa se ha extendido. Varias madres que acudieron al cine, muy al principio, decidieron montar una página en Facebook, eso ha facilitado que ahora también las mujeres de Las Rozas (Madrid), Ciudad Real, Cartagena, Barcelona, Palma de Mallorca, Salamanca, Murcia y Valencia puedan disfrutar del cine en proyectos similares. “Haber crecido es fantástico. Las madres pueden disfrutar de un rato para adultos y conocer a gente que está pasando por lo mismo que ellas, sin despegarse de sus hijos, en unos meses en el que el bebé tanto las necesita”, concluye Maderuelo.

Más información