Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debú de Malia y Sasha Obama

Las hijas del presidente de EE UU participaron por primera vez en una cena de Estado, celebrada en honor de Justin Trudeau

Malia y Sasha Obama

Llegaron a la Casa Blanca con cuatro y siete años pero hasta ahora no se habían puesto nunca de largo para un acto oficial. Convertidas ya en adolescentes, Sasha (14) y Malia (17) Obama se estrenaron en la noche del jueves en su primera cena de Estado con motivo de la visita del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Como ellas, Trudeau perteneció en su infancia a ese exclusivo y especial club de los niños que crecen en una mansión oficial y están sometidos al escrutinio público por imposición del guion que dirige la vida de sus políticos padres. En el caso de Trudeau, su padre era primer ministro de Canadá en 1971 cuando él nació. Además, la madre de Justin fue una de las estrellas de la jet set de los años setenta.

El presidente estadounidense, Barack Obama y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.
El presidente estadounidense, Barack Obama y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. EFE

El jueves por la noche, el joven primer ministro, 44 años, rindió un informal homenaje a las hijas de Barack y Michelle Obama con un brindis en el que dijo que hubiera deseado tener la edad que ellas tienen ahora cuando su padre era un líder mundial. Aunque matizó la confesión con un apropiado “casi”.

“Os admiro mucho”, dijo Trudeau levantando su copa hacia las dos jóvenes. “Os admiro por vuestra extraordinaria fortaleza y elegancia”, prosiguió para concluir diciéndoles que lo que hasta ahora habían sufrido como una niñez poco convencional les serviría como fuente de sabiduría y fuerza para el resto de su vida.

Sasha y Malia sonreían educadas, vestidas con elegantes trajes de gala del diseñador radicado en Nueva York Naeem Khan. Amabas lucían vestidos por valor de casi 20.000 dólares (18.000 euros), cada uno, lo que sin duda traza la línea entre una infancia corriente o una privilegiada.

Sasha estuvo sentada en la cena junto a la actriz Blake Lively y su marido, el también actor canadiense Ryan Reynolds, una de las parejas más fotografiadas de la noche. Por su parte, Malia compartió conversación durante la cena con la actriz canadiense Sandra Oh, conocida por su papel de Cristina Yang en la serie de televisión Anatomía de Grey.

 

Más información