Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intentando cerrar heridas

El terrorismo de Sendero Luminoso se cobró 69.000 vidas en Perú entre 1980 y 2000. Sus familiares están luchando por recuperar su memoria

  • El terrorismo de Sendero Luminoso se cobró 69.000 vidas en Perú entre 1980 y 2000. Sus familiares están luchando para que La Hoyada se convierta en un Santuario de la Memoria por las víctimas que fueron asesinadas en el cuartel Los Cabitos, que se situaba aquí. Entre 1983 y 1985 fue un centro de torturas, asesinatos y cremaciones.
    1El terrorismo de Sendero Luminoso se cobró 69.000 vidas en Perú entre 1980 y 2000. Sus familiares están luchando para que La Hoyada se convierta en un Santuario de la Memoria por las víctimas que fueron asesinadas en el cuartel Los Cabitos, que se situaba aquí. Entre 1983 y 1985 fue un centro de torturas, asesinatos y cremaciones.
  • Las viudas, hijas y hermanas de las víctimas (ocho de cada diez fueron hombres) acuden a recordar a sus familiares  en frecuentes homenajes. La Anfasep, que solicitó a la Presidencia del Consejo de Ministros y al Ministerio de Justicia en el 2008 que la zona fuera declarada Santuario de la Memoria, sigue la lucha para lograr el reconocimiento.
    2Las viudas, hijas y hermanas de las víctimas (ocho de cada diez fueron hombres) acuden a recordar a sus familiares en frecuentes homenajes. La Anfasep, que solicitó a la Presidencia del Consejo de Ministros y al Ministerio de Justicia en el 2008 que la zona fuera declarada Santuario de la Memoria, sigue la lucha para lograr el reconocimiento.
  • En Los Cabitos se han encontrado 100 cadáveres, pero se estima que pudieron matar a más de 500 personas. Se han hecho numerosas excavaciones, en las que se han hallado fosas donde enterraban a los asesinados y hoyos donde arrojaban los restos cremados de las víctimas. El pasado mes de junio el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas acudió a la zona.
    3En Los Cabitos se han encontrado 100 cadáveres, pero se estima que pudieron matar a más de 500 personas. Se han hecho numerosas excavaciones, en las que se han hallado fosas donde enterraban a los asesinados y hoyos donde arrojaban los restos cremados de las víctimas. El pasado mes de junio el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas acudió a la zona.
  • El abogado Yuber Alarcón denuncia que el Gobierno tiene interés en olvidar lo que sucedió y que está poniendo impedimentos para dedicar este espacio a honrar las víctimas. “Incluso hay apoyo de la cooperación internacional para fabricar estos espacios de memoria, que son formas de reparación, y no se ha querido aprovechar”, dice.
    4El abogado Yuber Alarcón denuncia que el Gobierno tiene interés en olvidar lo que sucedió y que está poniendo impedimentos para dedicar este espacio a honrar las víctimas. “Incluso hay apoyo de la cooperación internacional para fabricar estos espacios de memoria, que son formas de reparación, y no se ha querido aprovechar”, dice.
  • Candelaria Pino perdió a su marido Filiberto. Entraron ocho militares encapuchados a casa y se lo llevaron. Su cuerpo no ha aparecido. Hoy, ella vive con su hija en la ciudad de Ayacucho, capital del departamento del mismo nombre, donde se concentran el 40 % de las víctimas.
    5Candelaria Pino perdió a su marido Filiberto. Entraron ocho militares encapuchados a casa y se lo llevaron. Su cuerpo no ha aparecido. Hoy, ella vive con su hija en la ciudad de Ayacucho, capital del departamento del mismo nombre, donde se concentran el 40 % de las víctimas.
  • Sergia Flores, viuda de Albino Quicaño, sostiene una fotografía en la sede de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep) de Ayacucho.
    6Sergia Flores, viuda de Albino Quicaño, sostiene una fotografía en la sede de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep) de Ayacucho.
  • Juana Carrión perdió a dos hermanos en los violentos años 80 tras batidas de las fuerzas militares. La CVR atribuyó el 37% de las víctimas a los agentes estatales.
    7Juana Carrión perdió a dos hermanos en los violentos años 80 tras batidas de las fuerzas militares. La CVR atribuyó el 37% de las víctimas a los agentes estatales.